Guerra declarada a fertilización in vitro
“Costa Rica no puede ser sujeto de presiones inadmisibles de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuando su propia Constitución declara el derecho y la defensa de la vida”, indica Carlos Avendaño, legislador de Restauración Nacional. Marco Monge/La República
Enviar

Avendaño obstruirá proyecto porque “destruye la vida”

Guerra declarada a fertilización in vitro

Defensores pujan por crear comisión especial para discutir iniciativa

Un día después de haber ingresado a la corriente legislativa, el proyecto de fertilización in vitro ya cuenta con enemigos declarados.
Diputados de varias fracciones aducen la defensa de la vida para oponerse y anuncian que utilizarán todas las herramientas legislativas a su alcance para evitar su aprobación.

201304032301340.n33.jpg
Uno de los puntos que más objetan está relacionado con la posibilidad de que óvulos fecundados se pierdan en el proceso, así como por el congelamiento de embriones hasta por diez años y su eventual donación tras ese periodo.
Para ellos, al desecharse embriones como parte de la técnica, se están destruyendo vidas.
“Esta técnica de reproducción viene a contravenir lo que dice la Constitución Política en cuanto a la defensa de la vida, por lo que no podemos estar a favor en ninguno de sus extremos”, expresa Carlos Avendaño, legislador por Restauración Nacional.
El reglamento legislativo permite que un solo diputado pueda bombardear un proyecto de ley con miles de mociones si así lo desea.
Esto permite bloquear una iniciativa en la práctica por años si se lo propone, y en ese sentido, Avendaño está dispuesto a hacerlo.
Esto, sin importar que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenó a Costa Rica en diciembre de 2012 legislar sobre la práctica de la fertilización in vitro en un plazo de un año.
De lo contrario, el Estado podría ser condenado a pagar indemnizaciones millonarias a las parejas que no pueden concebir, además de otras penas.
“No vamos a amedrentarnos por el apocalipsis que señala la Corte, lo cual es un irrespeto a la soberanía nacional y al Congreso de este país. Costa Rica no puede ser sujeto de este tipo de presiones inadmisibles, cuando su Constitución declara el derecho y la defensa de la vida”, agrega Avendaño.
El tema de la fertilización in vitro ha estado sobre la mesa de discusión desde 2000, cuando la Sala IV prohibió esa técnica de reproducción asistida en el país, aduciendo que no existía una ley que la regulara.
Desde entonces, el Congreso ha discutido este tópico.
Este martes, la presidenta Laura Chinchilla envió un nuevo proyecto a Cuesta de Moras, el cual ha recibido el respaldo de legisladores que sí están a favor de la fertilización in vitro.
“Tenía temor de que la mandataria se apartara de los términos que la Corte indicó; no obstante, creo que esta propuesta protege la salud de las mujeres, da posibilidades reales a las parejas de tener un hijo y se crea un sistema de sanciones adecuado”, indica María Eugenia Venegas, legisladora del PAC.
Ante la guerra declarada al proyecto por parte de varios diputados, Venegas propone que se discuta en una comisión especial, la cual tendría un plazo fijo para dictaminar la iniciativa y limitar en parte la oposición que desean hacer los detractores.

Esteban Arrieta
[email protected]


Ver comentarios