Enviar
Conflicto mundial afecta el tipo de cambio en Costa Rica
“Guerra de monedas” presiona dólar a la baja
Flujo de dinero de países desarrollados a economías emergentes podría ocasionar burbujas de activos



No solo Costa Rica está enfrascada en una discusión de revaluar su moneda o no y darle al sector exportador un respiro después de bajas que han golpeado la producción.
En esa misma posición están países como Japón, China, Brasil y Colombia, que se han estado defendiendo ante las políticas monetarias de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).
La distorsión nace en la Fed, donde las bajas tasas de interés —para incentivar la competitividad de Estados Unidos— impulsan una migración de capitales de países ricos hacia mercados emergentes, presionando las monedas nacionales a la baja.
Allí las economías afectadas compran divisas o decretan impuestos para sostener un tipo de cambio que las haga competitivas con productos en apariencia más baratos, pero en esta última acción se genera otra distorsión.
“En Costa Rica, si bien el Banco Central requiere reforzar las reservas monetarias internacionales, la compra programada de divisas constituye también una defensa del tipo de cambio con el fin de evitar una mayor apreciación del colón, pues los sectores exportador y productivo en general, empiezan a resentir esta revaluación”, explicó Guillermo Quesada, presidente de la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras.
En el conflicto internacional se ven afectados tanto los países que devalúan artificialmente sus monedas como los que mantienen tasas bajas.
“La guerra de las monedas sí nos ha afectado directamente, principalmente por la vía de la apreciación que ha tenido el colón en meses recientes”, dijo Juan Carlos Araya, gerente general de Lafise Valores.
Esto sin duda afecta las exportaciones y el turismo, ya que al devaluarse el resto de monedas de países que ofrezcan servicios similares a los de Costa Rica los productos nacionales se verían relativamente más caros.
“Mientras nuestras autoridades monetarias no tomen cartas en el asunto ni se preocupen por dar al mercado las señales correctas bajando tasas, nuestra moneda seguirá con el mismo rumbo e incluso dejará la puerta abierta ya sea para que entren capitales extranjeros o que los mismos portafolios internos se pasen a colones para aprovechar las condiciones favorables, explicó Juan Pablo Segura, trader de Aldesa.
Connotados economistas alertan sobre este efecto tanto en Costa Rica, como en otros países.
“Se suponía que la política de la Fed volvería a encender la economía estadounidense, pero no lo está haciendo. La inundación de liquidez está yendo al exterior y causa problemas por todo el mundo”, dijo Joseph Stiglitz, ganador del Premio Nobel de Economía, en una entrevista con Bloomberg Television.
Otra de las preocupaciones ticas se explica en que “es relevante considerar que si los países utilizan la política cambiaria como instrumento de competitividad arriesgan a causar inflación e intensificar las distorsiones de corto plazo a favor de las exportaciones”, comenta Gina Ampiée, gerente general de INS Valores.
Por otro lado existen quienes piensan que los efectos más fuertes se tendrán cuando la principal economía del mundo decida reversar esta política de tasas bajas. “En ese momento veremos una disminución en la oferta de divisas que podría presionar las tasas al alza (colones y dólares) y propiciar una eventual depreciación del colón”, dijo Araya.
A lo anterior se suma que los líderes de los países desarrollados no se ponen de acuerdo en cuanto a sus diferencias sobre las monedas y recurrieron al Fondo Monetario Internacional para calmar las fricciones que ya están desencadenando proteccionismo.
Los ministros de Finanzas y directores de los bancos centrales se comprometieron a mejorar la cooperación, pero hicieron poco por demostrar la manera en que cambiarían sus métodos.
“Nuestros logros iniciales corren el riesgo de verse afectados por el limitado progreso hacia un crecimiento mayormente impulsado por la demanda nacional en países que tienen superávits externos y por la magnitud de la intervención en el mercado cambiario, al tiempo que aquellos con monedas subvaloradas rechazan una apreciación”, dijo Timothy F. Geithner, secretario del Tesoro de Estados Unidos. Entre tanto, los funcionarios de economías emergentes como China se quejaron de que los bajos tipos de interés en Estados Unidos y otros países del mundo desarrollado significan que los inversores están inyectando capital a sus mercados, lo que hace peligrar el crecimiento al obligar a las monedas a subir e inflar burbujas de activos.
Un ejemplo de lo anterior es que el índice de acciones de mercados emergentes MSCI Emerging Markets ha subido un 13% desde principios de setiembre.

Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios