Enviar
Ningún sector del país cuestionó con ímpetu el secretismo que rodeó a las relaciones diplomáticas con los asiáticos
Gobierno sostuvo "secreto chino" durante un año

• Legisladores y Contraloría no ejercieron el control político sino hasta hace unas semanas
• Congreso solicitará explicaciones más detalladas al presidente Oscar Arias y al canciller Bruno Stagno cuando regresen al país

Carlos Jesús Mora
[email protected]

Los primeros meses le fue sencillo mantener el secreto bien guardado, nadie cuestionaba mayores detalles y si alguien lo hacía se evadían las interrogantes.
Durante el primer año de relaciones diplomáticas el Poder Ejecutivo no tuvo ningún inconveniente para guardar su mayor secreto: las implicaciones y acuerdos que se pactaron en el inicio con la República Popular China, el 1º de junio de 2007.
Ni los diputados ni la Contraloría General de la República que tienen la potestad de iniciar una investigación de oficio tuvieron la más mínima noción de lo que se escondía tras la cortina hermética que levantaron la Casa Presidencial y la Cancillería alrededor de los vínculos diplomáticos.
No fue sino hasta que la renuencia a dar información sobre un tema de interés público levantó sospechas.
Esta situación se trajo abajo la cortina hermética que resguardaba hasta el memorando de entendimiento que ambas partes firmaron en China en junio de 2007 y que la Cancillería nunca quiso que se revelara.
De igual manera habrían incidido las declaraciones de Antonio Burgués, embajador de Costa Rica en China, en el sentido de que él no participó directamente en la negociación de los bonos pese a ser directivo del Banco BCT (subcustodio de los títulos), palabras que inclusive lograron que ahora se minimicen las presiones en su contra en el Congreso y que se centren sobre otras figuras del Gobierno.
Burgués advirtió desde hace un año la ilegalidad de mantener en secreto los acuerdos entre ambos gobiernos respecto a la compra de bonos de deuda, sin embargo sus recomendaciones fueron obviadas por el Ejecutivo.
“Queremos que siempre venga don Antonio, su información aún es de gran importancia y relevancia en la comisión para sentar las responsabilidades en este caso, pero esto nos lleva a investigar y solicitarles explicaciones más detalladas al presidente Oscar Arias y al canciller Bruno Stagno cuando regresen de su gira por Europa”, dijo Alberto Salom, diputado de Acción Ciudadana.
En ese mismo sentido coincidió el libertario Carlos Gutiérrez. “El Presidente y el Canciller deben explicar por qué obviaron las recomendaciones de Antonio Burgués”, dijo el legislador.



Ver comentarios