Fusionada, privada, o nada
Enviar
Empresa estatal perdió $10 millones el año pasado
Fusionada, privada, o nada… el futuro de Racsa
Suerte del ente será analizada por su nuevo gerente

La difícil situación financiera en que se encuentra Radiográfica Costarricense (Racsa) la tiene enfrentada a cuatro posibles salidas, cada una de estas sujeta a aspectos tanto prácticos como legales.
Algunas de esas posibilidades podrían llegar a ser más viables que otras.

Sin embargo, es evidente que el cambio sería necesario para una empresa que tiene una deuda cercana a $30 millones, y la obligación de aumentar en al menos $14 millones su nivel de ventas, para así lograr un equilibrio financiero que le permita enfrentar 2012 con mayor holgura.
Para los 12 meses de mayo 2010 a abril de este año, Racsa tuvo una pérdida equivalente a $10 millones, lo cual se suma a los casi $2 millones del periodo 2008-2009
Ante este complicado escenario, la primera salida para Racsa es la de ser absorbida por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), que es su casa matriz.
La segunda, contraria a esta, sería la de otorgarle mayor autonomía que la libere de amarras de cara a la competencia telecom.
Otra opción sería la venta de los activos a intereses privados.
Existe también la posibilidad de que la empresa siga adelante, en condiciones similares a las actuales; sin embargo, dado su mal estado económico, sería riesgoso, sobre todo al tomar en cuenta la fuerte competencia que enfrenta, a raíz de la apertura del sector telecom.
Con el nombramiento este mes de un nuevo gerente general, Orlando Cascante, Racsa tendrá que valorar las alternativas.
En caso de ser absorbida por el ICE, todos los activos de Racsa, sobre todo una red de fibra óptica, y las concesiones que tiene sobre frecuencias pasarían a la que actualmente es su casa matriz.
Esto permitiría evitar una duplicación de funciones.
La fusión además eliminaría el choque que en ocasiones se presenta entre el ICE y Racsa por nichos de mercado similares, así como la tendencia de la subsidiaria de ejecutar estrategias inconsistentes con las que le pide la casa matriz.
Esto implica un eventual recorte de personal; sin embargo, dejaría una operación fusionada más eficiente.
Respecto a la opción de una venta parcial o total a una empresa privada, esto traería la opción de darle recursos frescos a la entidad, que le permitan reinvertir en nuevos proyectos.
Lo más probable en este caso, es que el comprador se interese únicamente en los activos físicos de Racsa, que debería como parte de la negociación liquidar a todo el personal.
Por otro lado, el Estado perdería la posibilidad de recibir ingresos que actualmente le puede generar Racsa, excepto por los impuestos que pueda producir la nueva compañía de índole privada.
De todas formas, la venta solo se realizaría si fuese aprobada por la Asamblea Legislativa, lo cual requiere un amplio proceso de discusión.
Respecto a la opción de darle mayor autonomía, esto significaría reducir la injerencia actual que tiene el ICE.
“Genera mayor competencia y permite al Estado una acción más profunda en los mercados de telecomunicaciones”, dijo Alexander Mora, presidente de la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación.
Aun así, existe la desventaja de que siga produciendo duplicación en las funciones del Instituto y Radiográfica y de que entre ambas entidades compitan en lugar de unir esfuerzos para abarcar más mercado.


ENTREVISTA
Racsa debe aumentar ingresos en $14 millones para evitar despidos
“Si no subimos las ventas, habrá que tomar medidas”

Empresa espera readecuar deudas por $30 millones para mejorar su flujo de caja, dijo Orlando Cascante, gerente
Con un flujo de caja insuficiente para hacer frente al trabajo diario, con deudas por $30 millones que deben ser readecuadas y con el reto de aumentar las ventas para evitar despidos, Orlando Cascante, un funcionario de amplia trayectoria dentro del ICE, asumió la semana anterior la gerencia de Radiográfica Costarricense (Racsa).
Estos serán los principales retos a enfrentar, luego de que realice un análisis más profundo de la situación en que se encuentra la entidad.

¿Cómo explica su llegada a Racsa?

Estamos en un escenario donde lo primero es un análisis de la empresa que debe hacerse para determinar con mayor claridad y certeza cuáles son las acciones y decisiones a tomar sobre una empresa que tiene 91 años de estar funcionando.

Habla de un análisis, pero ya hubo un gerente que hizo su análisis, también hubo otro análisis con la llegada de Teófilo de la Torre al ICE… ¿no son muchos análisis para una empresa que se sabe está en problemas?
Eso no significa que se dure mucho tiempo en el análisis. Espero en tres semanas tener los insumos necesarios para tomar decisiones. Sino sería irresponsable de mi parte

¿Cuál será su tarea en Racsa?

La tarea es gerenciar la empresa y llevarla a los niveles que debe tener una empresa de tanta historia y prestigio que a través del tiempo ha sido innovadora. Parte del estudio que estoy viendo es que hay gran cantidad de soluciones para las partes empresariales, las pymes, que estaban a punto de salir; no es mi llegada que lo permite sino el trabajo que han hecho profesionales y técnicos para sacar una serie de servicios que serán novedosos en el país y eso lo formalizamos la primera semana de diciembre.

¿Serán esas soluciones suficientes para sacar a flote a Racsa, sobre todo tomando en cuenta que ya se les negó la opción de crear una red Internet?

Las empresas top en el mundo no son dueños de redes. Por supuesto que Racsa seguirá siendo un operador porque tiene concesiones de ley, redes y equipos para brindar servicios, pero el enfoque fundamental está en cómo entramos a otro nivel y ahí las aplicaciones los contenidos el software especializado no necesariamente tienen que tener una red. Google está en el top del mundo y creció sin redes.

¿La apuesta será entonces por contenido y no por infraestructura?

Vamos a aprovechar la infraestructura que tenemos. De hecho estamos terminando los primeros 200 de 1.000 km de una red, pero es infraestructura dura y costosa. Hay otros negocios a los cuales acceder además de alguna cierta cantidad de infraestructura razonable para lo que estamos pretendiendo.

¿Llega Orlando Cascante como el salvador de Racsa?

No. Ninguna persona sola puede lograr las metas u objetivos. Esto esta sustentado en todos los que integramos Racsa, solo nadie podría.

Algunos analistas piensan en la privatización como solución, otros en la autonomía y otros en la absorción… ¿Ve usted a Racsa absorbido por el ICE?

No es eso lo que se ha definido en la junta directiva, no solamente de Racsa sino en el ICE, tampoco es la posición de don Teófilo. La directriz es concreta, es sinergias. Ninguna subsidiaria trabaja sin directrices de la casa matriz, la lógica es que esas directrices tiendan a ser las que normen la relación ICE-Racsa.

Entonces usted apoya un escenario de autonomía…

Así es y así seguirá siendo, de acuerdo a lo que se ha establecido. Si fuese de otra forma no estuviese aquí.

Pero ¿cómo lograr autonomía cuando depende de las políticas del ICE para trabajar?

Es que las políticas corporativas dan directrices y para implementar esas estrategias Racsa tiene autonomía.

Pero si Racsa quiso construir una nueva red Internet y el ICE no lo dejó… ¿existe autonomía ahí?

Racsa sí está trabajando en redes, estamos en 200 km de fibra óptica, en equipos de conexión inalámbrica, en soluciones a clientes que tienen la confianza en Racsa como por ejemplo el Banco Nacional, el Banco Popular y una serie de empresas que creen en Racsa.

¿Cómo van a terminar este año financieramente?

El problema de Racsa es de flujo de caja, porque es una empresa sana financieramente…sus activos son superiores a los $150 millones, los pasivos no alcanzan el 25%; financieramente es sana. Pero hubo algunos cálculos que no se dieron correctamente y se pagaron de contado adquisiciones que debieron ser financiadas

¿Cuáles?

Varias plataformas. Estoy detallando para lograr una readecuación de deudas y nos permita un flujo de caja libre.

¿Cuánto necesitan readecuar?

Las deudas son de cerca de $30 millones. Para el Grupo ICE es una suma sumamente pequeña y entonces estoy solicitando autorizaciones para readecuarlas en tiempo y en mejores condiciones de intereses.

¿Ven recortes de personal?

Trabajando con la cantidad de gente que tenemos (450 empleados) tenemos que generar una cierta cantidad de ingresos, estamos haciendo todos los esfuerzos porque hay plataformas servicios y clientes donde podemos vender rápidamente algunas soluciones… si las cosas marchan como estamos trabajando uno esperaría que no, pero sino se alcanzan los niveles de ventas que corresponden a esa cantidad de gente, habrá que tomar algunas medidas

¿Y cuál es ese nivel de ventas adecuado?

Tenemos que subir las ventas en unos $14 millones para estar en equilibrio.

Luis Valverde
[email protected]


Ver comentarios