Funcionario judicial habría alertado a colaborador de Clinton
Enviar

Un fiscal general adjunto supuestamente puso al jefe de campaña de Hillary Clinton “sobre aviso” respecto de una audiencia legislativa y de la última novedad en el litigio sobre el uso de un servidor de correo electrónico privado que hizo la candidata demócrata, según correos electrónicos robados y difundidos por WikiLeaks.

“Hoy hay una audiencia de supervisión de HJC en la que testificará el titular de nuestra División Civil”, escribió Peter Kadzik a John Podesta en mayo de 2015, aparentemente en referencia a la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes (HJC, sus siglas en inglés).
“Es posible que le pregunten sobre los correos electrónicos del Departamento de Estado”.
Kadzik también puso al tanto a Podesta, un amigo de sus años en la escuela de leyes, de una nueva presentación “que entró anoche o que va a entrar esta mañana” en un juicio relacionado con la Ley de Libertad de Información contra el Departamento de Estado que “indica que pasará un tiempo (2016) antes que el Departamento de Estado publique los correos electrónicos”.
Es posible que Kadzik simplemente haya alertado a Podesta de acontecimientos de conocimiento público: la Comisión Judicial sostuvo una audiencia abierta aquel día y una nueva presentación se hizo un día antes en la causa judicial. Sin embargo, el correo electrónico publicado en Internet el miércoles contribuiría a respaldar aseveraciones de legisladores republicanos en el sentido de que el Departamento de Justicia y autoridades del FBI han sido demasiado complacientes con Clinton durante su investigación sobre el servidor privado de correo electrónico que la candidata utilizó cuando era secretaria de Estado.
Brian Fallon, vocero de la campaña de Clinton que antes trabajó en el Departamento de Justicia, también recibió indicios de sus contactos allí sobre futuras divulgaciones y presentaciones judiciales, según mensajes previamente difundidos.
Un vocero del Departamento de Justicia no accedió inmediatamente al pedido de información el miércoles. Kadzik, en su calidad de enlace entre el Departamento de Justicia y el Congreso, escribió una carta a los legisladores el miércoles diciendo que el Departamento y el FBI trabajarían juntos “y adoptarían las medidas necesarias con la mayor celeridad posible” para resolver la reapertura de la investigación sobre los correos electrónicos de Clinton que el director del FBI, James Comey, anunció la semana pasada.
WikiLeaks ha publicado más de 43 mil supuestos correos electrónicos robados de la cuenta privada de Podesta, que la gente de la campaña de Clinton dijo que fueron hackeados por agentes del gobierno ruso. Se negaron a confirmar el contenido de esos documentos, alegando que algunos de ellos pueden haber sido alterados con el fin de dañar la campaña.
El correo de WikiLeaks pronto fue parte del debate político el miércoles, cuando el candidato republicano Donald Trump dijo que Kadzik era “un estrecho colaborador de John Podesta” que estaba “dando información” a la campaña de Clinton.
Interrogado sobre el supuesto correo electrónico de Kadzik, el vocero de la campaña de Clinton Glen Caplin acusó a Trump por negarse a admitir que el presidente ruso Vladimir Putin estaba detrás del hackeo de figuras y grupos del Partido Demócrata. “Donald Trump debe respuestas a los ciudadanos de Estados Unidos sobre por qué mima a Putin y aplaude su injerencia en nuestra democracia”, dijo Caplin en un correo electrónico.


Ver comentarios