Fuerte disputa por reparar vías de lastre
Enviar
Veintiocho constructoras presentaron oferta para realizar proyecto
Fuerte disputa por reparar vías de lastre

• Inversión asciende a $20 millones; trabajos facilitarán acceso a zonas rurales

Danny Canales
[email protected]  

El proyecto para reparar las carreteras de lastre del país generó gran interés entre las empresas constructoras.
Al final participaron 28 compañías en el concurso desarrollado por el Ministerio de Obras Públicas y Transportes.
La obra comprende el mantenimiento de por lo menos 7 mil kilómetros de la red.
Para cumplir ese propósito el gobierno destinará $20 millones en los próximos dos años.
Con la reparación de las vías de lastre se pretende facilitar el acceso a las zonas alejadas.
Así se facilitará la salida de productos, sobre todo agrícolas, y el ingreso de turistas.
Las calles de lastre son las que se componen de arena y piedra. Esta red es la más extensa del país y la más dañada.
La recepción de ofertas de las empresas interesadas se realizó el viernes, informó Karla González, ministra de Obras Públicas y Transportes.
La jerarca explicó que el proyecto se dividió en 22 zonas para agilizar el trámite.
Ahora una comisión deberá definir cuáles empresas cumplen las especificaciones técnicas para proceder a abrir las ofertas financieras.
La expectativa del gobierno es adjudicar las obras este año e iniciarlas el próximo.
No obstante, se corre el riesgo de que el proyecto se demore por una acción ante la Sala IV por parte del Colegio de Geólogos.
Los profesionales cuestionaron un decreto que permite la apertura de fuentes de materiales para reparar las vías.
“La Sala IV acogió el recurso de amparo y paralizó el decreto”, explicó González.
Para las empresas de transporte, la reparación traería gran estímulo a las zonas rurales.
“La reparación de las vías rurales incentivará y estimulará el turismo”, expuso Orlando Campos, gerente de Ventas de la empresa de transporte de turismo Swiss Travel.
Otro beneficio que traería el proyecto es la reducción del costo de operación, lo que se traduciría en tarifas más bajas para los clientes y en un país más competitivo en turismo, agregó Campos.

Ver comentarios