Francia vive la moda
Enviar

MODA

Francia vive la moda

Pelucas fluorescentes y zapatos con historia en la Alta Costura de París

201401212210460.m2.jpg
El origami y los bordados dieron volumen a los modelos de coctel de Giambattista Valli, así como a preciosos vestidos largos con flores.AFP/La República
La Alta Costura engloba desde los trabajados y lujosos zapatos de Roger Vivier hasta la posmodernidad ultravioleta de las pelucas de Charlie Le Mindu, como así quedó patente en la primera jornada de la Semana de la Moda de París.
Las melenas fluorescentes brillaron en la oscuridad en la particular presentación de quien quiere que la peluquería sea valorada como un arte a la altura del trabajo artesano: el francés Charlie Le Mindu, conocido por su vinculación profesional con Lady Gaga.

“La clientela privada, las ‘celebrities’ o los museos que las compran (las pelucas) porque las consideran esculturas”, este es el mercado de la particular obra de Le Mindu, como explicó en declaraciones a Efe.
Incluso su desfile, en el calendario “off” de la Semana de la Alta Costura, fue inusual: en la oscuridad de la luz ultravioleta, el público descubrió su cresta rosa con lunares amarillos, su peluca de pétalos como setas en naranja y la simulación de membranas de anfibios.
Los pies también coparon la atención en la Semana de la Alta Costura, con la presentación de la colección de edición limitada que Bruno Firsoni ha diseñado para la emblemática Roger Vivier.
Los tacones de aguja, uno de los éxitos que se atribuyen al fundador de la casa, yacieron en titanio bajo una circunferencia pegada al pie, mientras la piel de cocodrilo envolvía modelos para una exclusiva clientela.
Jugaron con las luces y las sombras los diseñadores búlgaros Livia Stoianova y Yassen Samouilov, responsables de On aura tout vu, que mostraron su colección de Alta Costura en el calendario oficial.
Los primeros diseños blancos vistieron a un hombre y a una mujer en una estética “majorette” —marinera con caparazón, que pasó a unos breves conjuntos urbanos, antes de adentrarse en un negro liso y unas geometrías en escala de grises—.
Estas prendas, ilustradas con pedrería, emitieron luz propia cuando se quedaron en la oscuridad de la sala del ayuntamiento del cuarto distrito de París, en el que desfilaron.
Blanca fue la colección de Alexis Mabille, con minúsculas pretensiones azules, crudas y doradas, para una primavera-verano de vestidos largos y mariposas.
El origami y los bordados dieron volumen a los modelos de coctel de Giambattista Valli, así como a preciosos vestidos largos con flores.

201401212210460.m22.jpg
La firma francesa On aura tout vu, mostró diseños en colores blanco y negro.AFP/La República

París/EFE


Ver comentarios