Enviar
Fugas de información deben ser contenidas para evitar “actuaciones de mala fe”, advierte Jorge Chavarría
“Fiscalía sufrió daño por caso BCIE”
En momentos en que Costa Rica es atacada por el narcotráfico, Ministerio Público no puede ser desacreditado, indica Chavarría
 
Pese a que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia acordaron archivar la investigación en su contra, sin sancionarlo o llamarle la atención siquiera, Jorge Chavarría, fiscal general de la

República, queda con una pequeña espina en el costado.
Esto, porque considera que se les hizo un daño a la institucionalidad y credibilidad del Ministerio Público, por informaciones periodísticas del diario La Nación, en momentos en que el país es atacado por el narcotráfico y el crimen organizado.
El supuesto tráfico de influencias en la Fiscalía, para detener una indagatoria contra Rodrigo Arias, precandidato de Liberación Nacional por los fondos del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), nunca existió, indica Chavarría, quien lamenta que algunos diputados hayan extendido un tema que no valió la pena.

¿Qué opina sobre la decisión de la Corte de archivar la investigación en su contra?

Realmente estoy muy satisfecho con el resultado por la institucionalidad del país. La satisfacción es enorme, porque hemos dejado atrás las apreciaciones subjetivas, movidas un poco por el afán de ganar dinero de algunos sectores, para pasar a un ámbito objetivo. Desde un principio estaba tranquilo, no tenía temor, porque actué conforme a la ética y a la ley.

¿Considera que se le hizo daño a la institucionalidad de la Fiscalía, pese a que no hubo sanción en su contra?

Definitivamente sí. La meditación más importante que se puede hacer es que el daño es institucional. Mi honorabilidad nadie me la puede dañar porque es mía y yo no voy a permitir que nadie lo haga, pero en lo institucional sí fue un asunto serio, porque se puso en cuestionamiento uno de los órganos más importantes del sistema de justicia, en cuanto a la objetividad de los tratamientos de los casos y por eso, la gente pensó mal y especuló mucho. El daño es lamentable.

¿Ha perdido credibilidad el Ministerio Público frente a la ciudadanía?

Yo esperaría que no, con el resultado final de la Corte. Al final de cuentas, debemos tener claro que nosotros no podemos, estando en una situación de riesgo regional como la que estamos viviendo, con la amenaza del narcotráfico y el crimen organizado, debilitar la Fiscalía, sería una mala señal.

Todo este asunto inició por una fuga de información del Ministerio Público, ¿buscará sentar responsabilidades?

Resulta fundamental la institucionalidad de la Fiscalía y una fuga de información de mala fe como fue esta, debe ser investigada y sancionada, para que no se produzcan más daños. Lamentablemente, la Inspección inició una investigación y desestimó una causa, pero hay que erradicar esas fugas.

Desde su perspectiva, ¿quedó claro que no hubo influencia política para favorecer a Rodrigo Arias?

Por supuesto, está claro que no hubo influencia política, que la suspensión que se solicitó de la indagación contra el señor Arias fue temporal y que actué dentro de las atribuciones que tiene un fiscal. Yo no conozco al señor Arias, nunca he tenido la oportunidad ni siquiera de saludarlo, esa es la realidad.

¿A qué atribuye que algunos legisladores ordenaran una investigación paralela en el Congreso y algunos hayan pedido su renuncia?

Eso fue parte de la crisis política que vive el país, de ese afán de buscar protagonismo a cualquier costa.

¿Quiere decir eso que se trató de un asunto político?

No quiero hacer comentarios en relación con el contexto que atañe a mi persona, el país es maduro y puede hacer un análisis muy cercano a lo que ocurrió. Lo que sí es cierto, es que hubo un aprovechamiento de las circunstancias por diversos sectores. Siempre he confiado en el sistema de justicia costarricense y así lo dije desde un principio, al saber que iba a ser juzgado por jueces en la Corte, estaba tranquilo por su objetividad; de lo contrario, hubiera estado muy preocupado.

Pero el control político es necesario en una democracia…

Claro que es sano y necesario, pero ese control político debe realizarse dentro de ciertos cánones de racionalidad. El país tiene que meditar cuánto se gastó en una comisión que lo único que hizo fue extender un escándalo que no ameritaba extenderse para tanto. La comisión del Congreso debió abstenerse de hacer algunos comentarios.

¿Entonces la comisión del Congreso no actuó con la objetividad necesaria?

Considero que no fue manejada desde el punto de vista institucional con la objetividad que se requería.

¿Qué pasará ahora con la investigación contra el señor Arias?

El caso del señor Arias ha seguido inalterado, continúa con su curso normal a pesar del escándalo, ahí no habido ninguna interrupción del caso.

Cuando usted compareció ante la comisión investigadora, indicó que no había elementos para indagar a Arias, ¿ha cambiado en algo esa percepción?

La realidad del caso varía de acuerdo con la prueba que se haya recibido, eso significa que la opinión que yo di en el pasado, de que no era necesario indagar al exministro, podría haber cambiado a la luz de nuevos elementos, por lo que no puedo adelantar nada. Lo que sí les puedo garantizar es que el caso sigue y que el fiscal se pronunciará.

¿Decidirá usted a final de cuentas si el caso es elevado a juicio?

En vista de lo que ha ocurrido, hemos tomado previsiones. En ese sentido, la decisión se someterá a discusión con varios fiscales, para efectos de transparencia frente al país y evitar los cuestionamientos y la manipulación que se ha hecho de este caso.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios