Fiscalía israelí ordena nueva investigación contra Olmert
Enviar
Primer ministro es indagado por tráfico de influencias
Fiscalía israelí ordena nueva investigación contra Olmert

Pesquisa busca averiguar si se favoreció contratación en puestos claves, subvenciones y otras ventajas

Jerusalén,

El fiscal general del Estado de Israel, Menajem Mazuz, pidió la apertura de una tercera investigación penal contra el primer ministro, Ehud Olmert, por dos supuestos casos de tráfico de influencias.
La investigación analizará los presuntos nombramientos irregulares ordenados por Olmert en la Autoridad de Pequeñas y Medianas Empresas cuando era titular de Industria, Comercio y Trabajo en el Gobierno de Ariel Sharón, informó el Ministerio de Justicia en un comunicado.
Mazuz pretende esclarecer si el actual primer ministro favoreció la contratación en puestos clave de este organismo de sus colaboradores cercanos.
Los investigadores estudiarán además si Olmert ayudó a obtener subvenciones y otras ventajas del fondo de inversiones a empresas representadas por su abogado personal y colaborador en su campaña electoral de 1998 a la Alcaldía de Jerusalén, Uri Messer, informó el supervisor del Estado, Mija Lindenstrauss.

Olmert facilitó esta concesión también durante su etapa al frente de Industria y Comercio, en contra incluso de la opinión de expertos del Ministerio, según las denuncias del diario "Haaretz".
Pocos minutos después de hacerse pública esta petición, la Oficina del Primer Ministro calificó de "innecesarias" estas pesquisas.
"No cabe ninguna duda de que estas investigaciones acabarán en nada", indicó en un comunicado.
La Policía anunció que formará en los próximos días el equipo de investigadores que efectúe estas pesquisas.
Este cuerpo investiga actualmente a Olmert por otras dos acusaciones sobre su período al frente del Ministerio de Industria y Comercio.
La semana pasada, la Policía interrogó en dos ocasiones en su residencia de Jerusalén al primer ministro con motivo del primero de estos casos.
Los investigadores trataron de determinar si Olmert favoreció a un amigo suyo, el empresario australiano Frank Lowy, en la privatización del principal banco israelí, el Leumí.
La segunda se refiere a las sospechas de que se habría beneficiado de su cargo para obtener un precio mucho más bajo que el de mercado en la compra de una vivienda en la calle Cremieux de Jerusalén.
A cambio, Olmert habría impulsado la construcción de un proyecto de viviendas.
A lo largo de sus tres décadas de carrera política, Olmert ha sido considerado sospechoso de varios delitos de corrupción, pero nunca ha sido llevado a juicio.

Ver comentarios