Enviar
Compañía se ha dado a la tarea de cultivar más proveedores para aprovechar potencial regional

Falta de productores limita crecimiento a Dos Pinos

• Otro factor limitante para incrementar exportaciones, ante mayor demanda internacional, es la falta de tecnificación del sector lechero
• Empresa prefiere aumentar participación en mercado centroamericano y del Caribe antes de expandirse a otras regiones


Israel Aragón
[email protected]  

Nació hace 60 años entre los potreros de Moravia, Cartago y Coronado, al pie de las vacas de la zona. Cuando empezó tenía solo 25 afiliados, quienes en su primer año generaron ¢60 mil. Hoy la Cooperativa de Productores de Leche Dos Pinos procesa el 85% de la leche industrializada del país, posee 1.254 socios y vende casi $300 millones al año a través de sus 27.992 puntos de venta.
En el país se le vislumbra como el modelo exitoso de cooperativa, tras cumplir el mes anterior 60 años de vivir “pegado a la ubre de la vaca”.
El “pequeño gigante centroamericano”, como la denominó la latinoamericana Revista Alimentaria, con la ayuda del tiempo llegó a convertirse en la industria nacional de mayores ventas. ¿Cómo? Jorge Pattoni, su gerente general, lo responde escuetamente y con cierto orgullo: “con una buena administración”.
No obstante, enfrenta el problema de la escasez de productores y la disminución de la población vacuna, a la vez que requiere elevar su producción para incrementar la participación en los mercados en los cuales ya está presente, Centroamérica, Panamá, México, Aruba, República Dominicana y Trinidad y Tobago, además de la isla de San Andrés.
“La región tiene un enorme potencial para seguir creciendo, pero para ello requerimos tecnificar a nuestros productores, de forma que aumenten su rendimiento por hectárea y que los animales produzcan más”, explicó Pattoni.
Las condiciones del mercado mundial propician un mayor desarrollo para las empresas del sector. Actualmente el mundo vive una escasez de leche acompañada de un crecimiento en su demanda, lo que ha provocado un encarecimiento de su valor.
El auge de los biocarburantes ha generado un efecto dominó sobre el precio internacional de los cereales, impulsado por la demanda del biodiésel. Esto ha subido los costos de los concentrados con que se alimenta a las vacas, lo que también provoca una subida en el precio internacional de la leche.
De acuerdo con el diario español “El País”, en Europa, por ejemplo, el valor de la leche ha crecido un 15% en los últimos tres meses y se prevé que el litro rondará en un euro a finales de año, motivado también por un mayor consumo en todo el mundo.
“Nosotros estamos evitando en la medida de lo posible pasar al consumidor esa factura, pero sí se vislumbra —a causa de una disminución de las exportaciones de Europa, Estados Unidos y Australia, acompañada de un aumento en las importaciones de China y Latinoamérica— que haya escasez”, pronosticó Pattoni.
Sin embargo, aseguró que “en Costa Rica no faltará una gota de leche mientras esté la Dos Pinos”, por lo que “estamos abocados a un proceso de crecimiento para ver cómo matriculamos a más productores con nosotros”.
“Tenemos que crecer, no hay año que no crezcamos, pero nos gustaría hacerlo más rápidamente, y lo que falta es tecnificar más a los productores, pues estos han disminuido”, agregó.
El hecho de que la región centroamericana sea deficitaria en leche facilita aumentar las ventas en su mercado, razón por la que Dos Pinos mantiene firme su decisión de consolidarse mejor en el área e incrementar su participación, antes de lanzarse a competir en otras partes del mundo.
“Preferimos concentrarnos en el patio de la casa, nuestra región natural, y no dejar que otro se meta”, aseguró Pattoni.
La Cooperativa mantiene el liderazgo en la venta de leche fluida en Guatemala y tiene bien posicionada su leche en polvo en El Salvador y las marcas de sus helados en Honduras.
Pero sus cifras no siempre fueron tan alentadoras. Empezó con un capital compuesto de “papeles”, un montón de pagarés por ¢75, que bastaron para que el Banco Nacional los tomara como garantía para prestar el dinero de la inversión inicial.
La Dos Pinos fue hija de la necesidad y la inventiva, pues vino al mundo durante una época en que el sector lechero convalecía a causa de los distribuidores, pues estos eran quienes hacían el negocio, al adquirir el líquido a bajos precios.
Por tal razón la primera junta directiva de la Dos Pinos nació con tres objetivos claros. Estos fueron el de vender la leche a una empresa que, siendo propia, les pagara un precio justo, organizarse para que esta les proveyera los insumos necesarios para la producción de las fincas y colaborar con el desarrollo social del país.
Su creación fue iniciativa de la Cámara de Agricultura. “La Cámara nombró una comisión integrada por Bernardo Yglesias, su presidente; Alfredo Hernández, quien actuaba como secretario, y yo, a la que se le encargó visitar las fincas en busca de lecheros que compraran acciones para formar el capital de la cooperativa”, explica Oscar Chaves, uno de los dos fundadores de la cooperativa que aún vive.
Chaves, quien también es fundador del Grupo Aldesa, dirigía entonces el departamento de Cooperativas del Banco Nacional, por lo que se convirtió en el número 26 del grupo de personas que dio origen a la cooperativa.
“La gran mayoría de los agricultores aceptaba que la idea de crear una cooperativa era magnífica, pero casi ninguno contaba con los recursos para comprar acciones, pues la industria de la leche atravesaba una honda crisis y la mayoría de los lecheros estaban al borde de la ruina”, dijo Chaves.
“Hoy, al ver la fuerza económica y financiera de esta empresa nacional, por la que hace 60 años luchamos para que naciera, realmente se alegra el corazón, al pensar que para iniciar una empresa lo más importante es la fe, entusiasmo y visión de quienes la integran”, agregó con una sonrisa.








 

 




  


Ver comentarios