Logo La República

Jueves, 21 de octubre de 2021



NACIONALES


Fábrica de asfalto, en mira de la población

Luis Fernando Cascante lcascante@larepublica.net | Jueves 03 enero, 2013

Vecinos de la comunidad, encabezados por Patricia Rodríguez, Gerardo Alvarado, Raúl Borge y Daniela Solís se han organizado para impedir la apertura de la fábrica. Marco Monge/La República


Vecinos de San Miguel de Santo Domingo alegan posible daño ambiental

Fábrica de asfalto, en mira de la población

Iniciativa cuenta con el permiso de uso de suelos

La posible construcción de una planta asfáltica en una zona conocida como El Raicero, en San Miguel de Santo Domingo, preocupa a sus vecinos y enciende las alarmas de los ambientalistas.

El proyecto recibió un certificado de uso de suelos hace dos años, condicionado a una serie de requisitos, ya que la propiedad donde se planea construir es una zona protegida.
No obstante, en la Municipalidad aseguran que hasta el momento no se ha presentado el proyecto por escrito, ni la viabilidad ambiental de Setena.
Vecinos de Moravia, Tibás, Los Sitios y San Miguel de Santo Domingo han mostrado su descontento, y afirman que la contaminación también afectaría al Colegio Lincoln, en Barrio Socorro.
La posible devaluación en el valor de las propiedades es otro factor que preocupa a los vecinos, dado el creciente mercado inmobiliario residencial.
Por eso los propietarios de la zona se han reunido con especialistas ambientales y coordinaron el sobrevuelo de un helicóptero para constatar que no se inicien las obras antes de agotar la discusión en la Municipalidad, dijo Patricia Rodríguez, quien vive en una de las comunidades que sería afectada.
El caos vial que se generaría tras el continuo paso de maquinaria pesada, así como el daño al río Virilla y los puentes de una sola vía, se suman a las preocupaciones.
No obstante, la construcción de esta planta cuenta con el permiso de uso de suelos condicionado, emitido el 14 de junio de 2010.
La resolución aclara que en la zona solo se permitirán construcciones de actividades industriales de tipo inofensivas, es decir, “establecimientos industriales que no causen ni puedan causar daños o molestias al vecindario o a las personas que en ellos trabajan”.
El comité de vecinos afirmó que la Municipalidad debió consultar con ellos antes de emitir un permiso de uso de suelos, por tratarse de un proyecto de alto impacto.
Por su parte, la alcaldesa de Santo Domingo, Laura Prado, afirma que se dio cuenta de esta iniciativa hace poco más de un mes e inmediatamente la dio a conocer a los vecinos.
Si bien el proyecto no cuenta todavía con todos los requisitos, ya hubo un acercamiento entre la Municipalidad y Concreto Asfáltico Nacional (Conansa), empresa que planea desarrollar el proyecto.
Asimismo, comentó que se debe propiciar un diálogo, en donde primen los argumentos técnicos.
“Hay que socializarlo, la gente tiene que conocerlo, pero también tiene que haber fundamentos y criterios legales”, dijo Prado.
Por el momento, el proyecto de la planta asfáltica cuenta con el permiso de uso de suelos y el desfogue pluvial, así se le indicó a los vecinos.
La organización de este grupo ha desencadenado en una negación masiva ante la instalación de este tipo de industria en la zona.
Un total de 150 firmas, sumadas a una campaña de prevención y divulgación han sido parte de las medidas tomadas por los habitantes de la región, quienes esperan que la Municipalidad escuche sus molestias.
Este grupo afirmó haberse reunido con la empresa interesada en desarrollar la fábrica de asfalto, pero aseguran que sus argumentos no los convencieron.
Mientras que en la Municipalidad afirman que se deben escuchar los criterios técnicos, los vecinos sostienen que ejercerán presión para evitar este proyecto a toda costa.
Se intentó conocer la versión de la empresa Conansa sobre los planes para mitigar el impacto ambiental, pero no se contestó las llamadas ni los correos electrónicos.

Luis Cascante
lcascante@larepublica.net

 






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.