Explosión en Pemex deja 32 muertos y 121 heridos
Enrique Peña Nieto, presidente de México, visitó ayer a los heridos en los distintos hospitales y estuvo en la zona afectada por la explosión en la sede de las o cinas de Pemex. AFP/La República
Enviar

Explosión en Pemex deja 32 muertos y 121 heridos

Una fuerte explosión por causas aún desconocidas sacudió hoy en esta capital la sede central de la empresa estatal Pemex, donde, según el último saldo oficial, se registraron al menos 32 muertos y 121 heridos.

201302012345380.i22.jpg
El director general de la compañía pública, Emilio Lozoya facilitó la cifra de víctimas en una rueda de prensa en la que informó de que los fallecidos son 20 mujeres y 12 hombres. También indicó que de los 121 heridos, 52 aún siguen ingresados en hospitales de esta capital.
El ejecutivo de la empresa estatal dijo que continúan los peritajes para definir la causa de la explosión, pero evitó referirse a cualquier hipótesis.
"No vamos a especular, ni vamos a adelantarnos. Queremos actuar con absoluta responsabilidad", agregó Lozoya en una breve rueda de prensa en la sede central de Pemex, acompañado por otros directivos de la firma.
"Se utilizarán todos los recursos para conocer las causas raíz del siniestro", insistió.
Las autoridades mexicanas no han informado sobre la causa del percance, pero los medios de comunicación locales apuntan a la posibilidad de que se haya debido a un problema de calentamiento del sistema eléctrico del complejo.
La sede de Petróleos Mexicanos (Pemex), integrada por una alta torre y varios edificios anexos, se encuentra en el barrio de Anzures, en el poniente de la capital mexicana, que en las últimas horas ha vivido un intenso trasiego de ambulancias y unidades policiales y militares.
La explosión se registró a las 15.40 hora local en el sótano del edificio donde se encuentra la sede de Pemex Refinación, aledaña a la Torre Pemex, donde tienen sus oficinas los directivos de la principal empresa de este país.
Causó "severos daños" al sótano y las dos plantas superiores, precisó Osorio.
Desde el exterior del complejo, donde trabajan a diario unas 10 mil personas, se podían ver muchas ventanas con los vidrios rotos y destrozos en la estructura del edificio.
"Estaba en la planta baja cuando sentí la explosión. Cuando vi lo que estaba ocurriendo traté de correr, pero la explosión me aventó, me hirió y me fracturó un dedo", dijo Jesús Eduardo, un empleado de mantenimiento, de 23 años.
"Vi primero cómo a un compañero se le separaron hasta las piernas y junto a él vi mucha gente como muerta", agregó.
Otro empleado, que sólo se identificó con el primer nombre, Alfonso, declaró que en el momento de la explosión vio "polvo y humo gris que se expandió por todo el lugar".
Poco después de la explosión, el complejo fue desalojado en medio de escenas de pánico, la salida de los heridos y la aglomeración de ambulancias y vehículos policiales, según pudo comprobar Efe.
Decenas de familiares de trabajadores de Pemex llegaron a las instalaciones en busca de información.
Angélica María Salazar dijo que está muy preocupada porque su esposo, Sergio Alberto Rocha, trabajaba en la zona donde ocurrió el desastre y aún no ha recibido noticias suyas.
Los heridos han sido trasladados a centros médicos de las cercanías, donde también se encuentran muchos familiares intentando conocer la suerte de sus parientes.
"Lo único que puedo decir es que volvimos a nacer", dijo uno de los trabajadores de intendencia que estaba en el edificio donde ocurrió el percance.

México/EFE


 

Ver comentarios