Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 6 Agosto, 2012


Disyuntivas
Eurobonos limitados y temporales

Si los costos de endeudarse en el extranjero fuesen iguales para el gobierno que para el sector privado, no bastaría que las tasas de interés externas sean menores a las internas para concluir que es mejor el endeudamiento público externo. Como esos fondos externos bien podrían asumirlos los privados, captarlos mediante deuda pública externa sería una simple sustitución de deudores, sin efectos reales. Es la aplicación a la economía del principio de los vasos comunicantes.
Empero, es muy probable que por las ventajas de la deuda soberana y por costos fijos, entre otras razones, los costos del endeudamiento público externo sean menores a los del privado. Esto sí justificaría deuda pública externa. Hay divisiones en la piscina y el agua no puede movilizarse para encontrar un mismo nivel.
¿Se puede, entonces, colocar deuda pública externa sin límite? Claro que no. El crecimiento de la deuda pública externa aumenta el riesgo de incumplir, lo cual eleva el costo de intereses. Esto a su vez torna menos probable el pago y lleva a la espiral que conduce a la suspensión de pagos. Esto lo hemos visto en Europa y es especialmente grave para países como Costa Rica y regiones como Latinoamérica con largo historial de incumplimiento de sus pagos de deuda pública externa.
La situación cambiaria también se debe tomar en cuenta para determinar el nivel de deuda pública externa que se puede manejar razonablemente. Si el colón estuviera subvaluado, con un muy alto valor del dólar, el ingreso de moneda extranjera no crearía un excedente de colones en el mercado local que requiriese ser esterilizado para evitar inflación. Más bien, el ajuste del tipo de cambio sería beneficioso.
Pero ¿es este el caso? No.

Sabemos que en los últimos años el Banco Central ha venido defendiendo la banda inferior del tipo de cambio. Los índices de tipo de cambio efectivo real con Estados Unidos y multilateral que lleva el ente emisor, cuya base es 100 en 1997, señalan que hasta los primeros meses de 2007 se ubicaban alrededor de 105, indicando una subvaluación del colón del orden del 5%. Pero ya a finales de 2007 los datos fueron de 90 y 92,5 respectivamente, y a fines de junio ambos eran de 73, indicando una importante sobrevaluación del colón.
El programa monetario del BCCR asume que se colocará deuda pública interna y no externa, e incluye una previsión de aumento de reservas de $305 millones en el segundo semestre de este año (ya crecieron $105 millones en el primer semestre). ¿Cuánto crecerán las reservas al colocar $750 millones o $1.000 millones de bonos estatales en dólares en el exterior? ¿Cómo se afectaría la inflación? ¿Cuánto aumentarían las pérdidas futuras del BCCR?
No se justifica colocar en el extranjero ni un solo dólar de deuda pública externa cuya conversión a colones deba esterilizarla el BCCR emitiendo deuda suya en colones y aumentando sus pérdidas futuras.

Miguel Angel Rodríguez
Expresidente de la República