Enviar
Iniciativa de la Fundación Omar Dengo en colegios simula funcionamiento de compañías
Estudiantes alcanzan mentalidad empresarial

• Al menos 1.300 jóvenes practican roles de gerencia, contabilidad, ventas y recursos humanos
• Firmas ficticias realizan negocios y transacciones por medio de un sitio de Internet

Pablo Mora
[email protected]

Cientos de estudiantes de secundaria se dedican a algo más que memorizar datos y “pasar” sus exámenes. Ellos crean sus propias empresas simuladas y deben esforzarse por el crecimiento de las finanzas y por mantener un buen ambiente entre sus “trabajadores”.
Esta iniciativa que lleva el mundo de los negocios a la práctica educativa se denomina [email protected], y nació como parte de los proyectos de la Fundación Omar Dengo (FOD). En ella participan unos 1.300 colegiales, quienes aprenden cómo se crea una empresa y las funciones de sus departamentos.
La mecánica es sencilla: se forman “compañías” de 15 a 20 estudiantes. A partir de su creación se cumplen tres fases. La primera es Incubación, en la que los jóvenes aprenden a observar oportunidades de hacer negocios y confeccionan un estudio de mercadeo.
Luego pasan al Funcionamiento. Ahí los muchachos se distribuyen los roles y realizan los requerimientos legales para formar su empresa.
Finalmente viene la participación en el Mercado [email protected] En este paso la nueva organización está lista para hacer trans
acciones con más de 100 grupos similares en todo el país por medio de un sitio de Internet creado por la FOD.
Existen 37 colegios públicos que participan en esta simulación empresarial y la mayoría de ellos son instituciones técnicas, informó Elena Carreras, directora de Emprendimiento y Productividad Digital de la Fundación.
Sobre la posibilidad de llevar al mundo real este proyecto, Carreras recordó que en Turrubares existen casos de estudiantes egresados de [email protected] que utilizan esos conocimientos para ayudar a sus padres en empresas familiares.
“Lo interesante es el proceso que simula la interacción dentro de esta misma empresa para ofrecer un producto ficticio. Ahí desarrollan habilidades en negocios, trabajo en equipo, resolución de conflictos, toma de decisiones y fluidez tecnológica”, comentó la funcionaria de la Fundación.
Cada uno de los jóvenes participa en diferentes departamentos de su compañía: recursos humanos, contabilidad, comercialización y gerencia. Así todos tienen la posibilidad de explorar las distintas funciones. La Fundación espera que esta rotación ayude a los colegiales a descubrir una posible vocación.
“Los muchachos reciben un título colectivo al finalizar cada fase, que va de acuerdo con el grado de desarrollo que adquiere la empresa. Los reconocimientos siempre son colectivos”, expresó Carreras.
Pero [email protected] va más allá del plano nacional. A partir de este año existen proyectos similares en Quiché de Guatemala, Ilobazco de El Salvador, Olancho de Honduras y Granada de Nicaragua.
La idea de la Fundación es incentivar [email protected] de manera conjunta con varias instituciones centroamericanas de desarrollo empresarial, para lo cual cuentan con el financiamiento del Centro Internacional para el Desarrollo de Investigaciones.
Para el próximo año se espera la incorporación de colegios privados en este programa y en 2010 se realizará la primera evaluación de sus efectos en la vida práctica de los egresados.
Ver comentarios