Estación Atocha: El punto de partida a los sabores de España
Enviar

El Sartén Caliente


Gastronomía

Estación Atocha: El punto de partida a los sabores de España

El restaurante ofrece tapas y platillos tradicionales, algunos con especial influencia catalana

Sabores que enamoran desde el primer bocado, platillos provenientes de diversas regiones de España y siempre un buen vino para acompañar. Así es la experiencia que ofrece el restaurante español Estación Atocha.

201501082307440.m555.jpg
María José Benavides, chef ejecutiva del restaurante Estación Atocha. Esteban Monge/La República
En su mesa es sencillo dejarse seducir por sus mariscos. Negarse a uno de sus filetes de atún sería un pecado, y sus costillas de cordero simplemente son un festín para los amantes de la carne.
En cada plato se busca mezclar la gastronomía tradicional española con nuevas corrientes, en especial las relacionadas con la mundialmente famosa dieta mediterránea, explicó María José Benavides, chef ejecutiva del restaurante.
Este viaje comienza con una tapa de gambas (camarones) en salsa de mora. Con cada bocado se experimenta cómo los sabores del mar se funden con la salsa tropical; juntos logran una reinterpretación de una tapa tradicional.
Las tapas (lo que en Costa Rica conocemos como bocas) también ofrecen el pretexto perfecto para una velada entre amigos. Una práctica común es ordenar varias para compartir, comentó Benavides.
El complemento ideal para estas gambas es una sangría de vino tinto, o bien un vino tinto Rioja.
La aventura gastronómica continúa con un atún del chef. Cada vez son más las personas que descubren las maravillas de un buen filete de este pez.
La recomendación para degustar al máximo todo su sabor es ordenarlo encostrado, es decir, con una capa crocante de almendras y cocido al punto o sellado. Esto permitirá que su interior conserve su característico color rojo.
La chef ejecutiva explicó que si se cocina mucho, el atún pierde la mayoría de su sabor. Agregó que hay que perderle el miedo a una cocción “al punto”. Quien lo pruebe no se arrepentirá.
El plato llega acompañado de una guarnición al estilo catalán con espinacas mezcladas en un punto ideal con pasas, almendras y una salsa de alcaparras con mostaza miel.
La recomendación de maridaje de Estación Atocha es un vino blanco Albariño.
Lo mejor para el final. Al menos esto es lo que puede pensar un verdadero amante de las carnes cuando se le presenta en su mesa unas jugosas costillas de cordero.
Bien se pueden ordenar a la plancha, o en una salsa de mora. Lo ideal es pedirlas “al punto” o término medio.
“La mora realza el sabor del cordero, le aporta algo de acidez, pero sin que le mate el sabor de este corte”, aseguró la chef Benavides.
Las costillas de cordero son suaves. Tienen una cantidad de grasa que realza el sabor y se acompaña de una escalivada o ensalada de vegetales (berenjena, pimiento morrón, cebolla) al horno aderezados con aceite de oliva, limón y perejil.
Un vino apropiado para este manjar es un tinto Ribera del Duero, que se caracteriza por tener mucho cuerpo. Eso le permite estar a la altura de un corte de sabor tan intenso como el cordero.
201501082307440.m55.jpg
Estación Atocha tiene como filosofía emplear auténticos ingredientes españoles en sus recetas, lo que les facilita crear sabores únicos.
También prestan especial atención a los productos frescos, especialmente a los que provienen del mar, ya que esos pequeños detalles son los responsables de importantes diferencias en el resultado final de una receta.
Cuando se está en una de las mesas del lugar, resulta sencillo para el comensal sentirse bien atendido y al salir es posible que el pensamiento sea: ¡Quiero regresar!
“La gastronomía española es muy amplia, hay para todos los gustos. Además nos interesa ir agregando nuevos platos al menú, por eso pronto incluiremos algunas pastas, parrilladas y postres”, finalizó la chef ejecutiva Benavides.

Melvin Molina
[email protected]

Ver comentarios