Enviar
Escultura de Ana Frank brilla en San José

La obra de la niña judía alemana está al costado sur de la Catedral Metropolitana

Carolina Barrantes
[email protected]

La historia de dolor y esperanza a la vez, de Ana Frank, la niña judía alemana que vivió junto a su familia la persecución de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y que dejó plasmado en su diario, ahora tiene una representación en San José.
Se trata de una escultura en bronce de la menor que labró el artista holandés Joep Coppens, y que se encuentra al costado sur de la Catedral Metropolitana.
La obra es una donación de la Embajada del Reino de los Países Bajos, y en su pedestal menciona la frase “Mi sueño es la libertad”, la cual fue extraída del famoso Diario de Ana Frank, que se dio a conocer luego de que ella falleciera en un campo de concentración.
La pieza, que mide cerca de dos metros, fue develada ayer, en el marco de la celebración del 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
En el acto se recordó la vida de la niña, quien vivió escondida en un ático junto a su familia durante años en Amsterdam, y que redactaba sus vivencias cotidianas y temores en un cuaderno para una amiga imaginaria.
La menor y sus familiares fueron descubiertos y arrestados el 4 de agosto de 1944, y luego llevados a diferentes campos de concentración. Ana estuvo en el sitio llamado Bergen-Belsen, y murió a los 15 años, antes de que fuera liberada Holanda del dominio Nazi.
“Quiero seguir viviendo aun después de mi muerte”, escribió Ana; su sueño fue ser escritora y lo logró”, afirmó Matthijs van Bonzel, embajador de los Países Bajos. “Su obra es una expresión de esperanza, y su impacto ha sido abrumador”, añadió.

Ver comentarios