Enviar
Escándalos lucrativos

Carmen Juncos
[email protected]  

Britney Spears decidió volver a cantar. Una buena decisión, según parece. El mundo consumiendo como loco algo que bien puedo producir y yo aquí, consumiéndome en infructuosos escándalos, habrá pensado la ex princesa del pop. Eso sí, ha montado bien el andamiaje por el que subirá de nuevo a la fama rentable.
Para empezar, si muestra el trasero que lo vea quien ha de verlo y pague por ello. Esa parece ser la nueva estrategia de la chica que con 25 años lleva ya una historia de vida digna de este inicio de siglo tan caracterizado por ciertos hábitos que a Britney le han dado muchos dolores de cabeza.
Ella no hace más que lo que hacen miles de chicas por el mundo, solo que estas con menos dinero, cero exposición a un público y puras pérdidas. ¿Cuántas chicas llevan actualmente una vida que antes las mujeres criticaron tanto en los hombres? La gran lucha dada para alcanzar la liberación femenina no ha llegado, ni mucho menos, al punto de usar después esa libertad con originalidad, salvo excepciones no publicitadas.
Mientras tanto, Britney habrá llegado a la conclusión de que la ocasión no hay que desperdiciarla y allá va. Desde luego, los pasos están bien calculados, por ella o por los encargados del andamiaje, sin importar si corresponden o no con sus sentimientos, su idea de la vida o su realidad íntima.
Letras para las canciones con la conveniente carga de sexo, desnudos para sesiones fotográficas, frases sobre su intimidad con su ex, soltadas ante sus colaboradores, al mejor estilo de algunos hombres y demás ingredientes para llamar la atención y a los paparazzi.
Lo cierto es que Britney está caminando por la cuerda floja que tiene en una punta un posible éxito y en la otra a los sabuesos de Kevin Federline, su ex marido, que la persiguen para recabar pruebas de que su estilo de vida no es bueno para sus hijos y quitarle la patria potestad.
La suerte está echada por el momento para Britney. Habrá que ver qué ha sucedido en el escenario de los Premios MTV (escribo esto antes de que ocurra), cuando suelte su sencillo a volar para que sus seguidores o detractores lo atrapen y comience a decidirse, en buena medida, su futuro. El resto, el estilo de su vida, dependerá solo de ella. ¡Suerte!
Ver comentarios