Equipo de simulación de pacientes llega a la U Hispanoamericana
“Aprender con un muñeco es la manera más segura para atender a un paciente”, dijo Marlova Silva, secretaria de la Asociación Latinoamericana en Simulación Clínica. Esteban Monge/La República
Enviar

Inversión asciende a los $1,5 millones

Equipo de simulación de pacientes llega a la U Hispanoamericana

Estudiantes de medicina aprenderán con entrenamiento casi real

Desde atender un parto, hasta a un paciente simulado en paro cardiorrespiratorio, son parte de los beneficios que obtendrán los estudiantes de la Universidad Hispanoamericana.

201412040004060.n100.jpg
La institución cuenta desde ayer con una de las tecnologías de simulación más modernas de Latinoamérica, que solo se equipara con universidades de Estados Unidos, Brasil, Chile y México.

Se trata de una inversión de $1,5 millones que se puso a disposición de quienes cursen las carreras de medicina, enfermería, nutrición y psicología.
El equipo se encuentra en el nuevo edificio de Ciencias de la Salud que entrará en operaciones en enero del próximo año.
Se trata de muñecos que asemejan la práctica lo más cercano a la realidad, pero no solo eso, sino que se conectan a cámaras de transmisión en tiempo real.
“Tenemos un sistema de grabación de 50 cámaras que se conectarán a los simuladores. Eso permitirá fomentar la discusión entre estudiantes y que el mismo joven que realiza el procedimiento pueda revisarlo desde su casa cuando se suba el vídeo”, explicó Jefry Jones, gerente de la U Hispanoamericana.
Solo los estudiantes de la universidad tendrán acceso a este material. Se trata de un programa denominado “learning space”.
La universidad destinó un piso de 1.500 metros cuadrados para enseñar con base en simuladores. Para tener una idea, la simulación del parto se practica con una muñeca que gime, cuenta con cordón umbilical y placenta.
Por su parte, el aprendizaje en pediatría se hará con muñecos más pequeños, similares a los niños, incluyendo un recién nacido hasta de un mes y otro con ocho años de edad.
Estos muñecos aparentan tener signos vitales, entre otras cosas, lo que implica que un mal procedimiento se puede reflejar con una especie de muerte del simulador.
Se contará con ocho salas de alta fidelidad versátiles, cuatro salas de observación, dos salas de pacientes hospitalizados con capacidad para 14 camas, dos salones para habilidades y destrezas, así como cinco consultorios médicos para pacientes estandarizados con circuito cerrado de vídeo.
La prueba de supuestos medicamentos en los pacientes simulados se suma a las novedades para ver cómo reaccionan a determinado producto.
“Un 50% de los estudiantes que recibieron simulación en sus clases subió un 50% sus puntuaciones porque combina en un solo sentido la teoría con la práctica. Además, la simulación permite la sustitución de un 50% de las horas clínica”, dijo Pamela R. Jeffries, presidenta de la Sociedad Internacional de Simulación en Salud y vicerrectora de Iniciativas Digitales de la Universidad John Hopkins, quien participó en la inauguración.
Uno de los elementos más sobresalientes de la simulación es que permite entrenar en equipo mediante la reproducción de casos para asegurar que todos cumplan con su rol, desde el médico, hasta las enfermeras.
La universidad cuenta con 3 mil estudiantes en Ciencias de la Salud, que ahora recibirán clases en el nuevo edificio ubicado en Barrio Aranjuez.
La inversión realizada por la universidad no se traducirá en un incremento en los precios de matrícula y materia para los estudiantes.
“Aprender con un muñeco es la manera más segura para atender a un paciente. Los fallecimientos en procedimientos de salud se encuentran entre las diez primeras causas de muerte, la Organización Mundial de la Salud lo calificó como un problema de salud pública”, agregó Marlova Silva, secretaria de la Asociación Latinoamericana en Simulación Clínica.

María Siu Lanzas
[email protected]


Ver comentarios