Enviar
Proyectos para familias de bajos ingresos promovidos por Cemex y Holcim
Entran cementeras a mercado de vivienda
Nuevas tecnologías agilizan construcción
Hogares con ingresos bajos continúan siendo los más afectados por la falta de casas

Las dos principales empresas cementeras del país comienzan a mover el mercado de la vivienda con su respaldo a dos proyectos urbanísticos para familias de bajos recursos.
La participación de Cemex Costa Rica y Holcim Costa Rica no está limitada a la utilización de los productos que fabrican, sino también al uso de nuevas tecnologías.
Las urbanizaciones que desarrollan son La Campiña en Cartago y Los Olivos en San Rafael de Alajuela, y cuentan con el aporte financiero del BAC San José y el respaldo estatal porque las casas se construyen usando bonos de vivienda.
Ambas compañías incursionan en programas de interés social.
Los hogares con ingresos bajos continúan siendo los más afectados por la falta de vivienda pues 274 mil familias no tienen una casa propia.
Las familias en condición de pobreza son aquellas con ingresos mensuales de entre uno y cuatro salarios mínimos. Actualmente, el sueldo mínimo es de $450.
Cemex desarrolla el Complejo Habitacional La Campiña, en Cartago, de 1.200 viviendas. La primera etapa de 100 unidades está terminada y las casas serán entregadas pronto.
El resto será construido en un plazo de dos años en programas estatales.
El objetivo de la firma, de origen mexicano, es desarrollar proyectos de viviendas de interés social y para clase media.
El gancho de innovación de la compañía es el programa Justo a tiempo, que tiene 15 años de desarrollarse en México.
Este es un sistema de moldes de concreto reforzado con acero que es antisísmico. Lo novedoso es que el molde lleva la forma de la vivienda y se pueden construir 40 casas en un mes.
Además, el techo es de concreto lo que les permite a los dueños extender la casa de manera vertical.
“La principal ventaja del sistema es que la construcción de las viviendas es industrializada y en serie”, afirma María José Velázquez, gerente de Vivienda de Cemex Costa Rica.
Para masificar el producto, la compañía hizo una alianza con el BAC San José y ofrece soluciones de vivienda a clientes de la entidad bancaria.
La idea es aprovechar los miles de trabajadores que reciben su salario en este banco. A ellos se les ofrece la posibilidad de aplicar a un crédito hipotecario combinado con un bono de vivienda de interés social o de clase media.
Cemex también realizará el desarrollo de torres de apartamentos y en los próximos meses comenzará la construcción de dos proyectos.
“Estamos apostando al desarrollo del país y asimismo al de nuestros clientes; por esta razón los planes de crecimiento que tenemos como empresa son agresivos”, dice la gerente de Vivienda.
El proyecto Los Olivos, en San Rafael de Alajuela, es el que promueve Holcim Costa Rica.
El desarrollo de más de 60 viviendas será de construcción sostenible y de ahorro energético. De máxima utilización de la luz, aire y prevención de desastres naturales.
La urbanización tendrá casas verticales, de hasta tres niveles, donde cada piso será un domicilio independiente.
Además no tendrá calles entre los bloques de vivienda. A las casas se llegará por medio de senderos.
El lugar tendrá una zona para aparcar vehículos en la entrada del lugar, junto con un área comercial que será explotada por las mismas familias.
El proyecto fue diseñado por Zürcher Arquitectos y posee innovaciones tecnológicas aportadas por Open Innovation, un grupo de expertos constructores que tiene el apoyo de Holcim.
“Este es un modelo a seguir en ingeniería y arquitectura. Nos interesa que esta tecnología que pondremos en práctica se adopte en el país por sus ventajas ambientales”, explica Oscar Arce, gerente general de Productos de Concreto de Holcim Costa Rica.
Los Olivos estará destinado a colaboradores de la cementera, Durman Esquivel, Taca, Florida Ice & Farm, Baxter, Femsa y Kraft.
El desarrollo del proyecto nació del programa social de Holcim cero pobreza extrema y cero tugurios, que promueve que ninguno de los trabajadores de estas compañías viva en condiciones de riesgo social.
Al mismo tiempo, el programa ayuda a las familias a sanar sus deudas y generar el ahorro necesario para acceder a un crédito de vivienda.
“Este es un proyecto totalmente distinto a cualquiera de interés social. El 60% del terreno será de área verde y solo un 40% de construcción. Ninguna casa pega pared a pared”, recalca Maritza Jiménez, presidenta de la asociación solidarista de Holcim.
El programa cuenta con el respaldo financiero de las compañías y el BAC San José.
Para obtener el financiamiento hipotecario, tanto las familias que opten por vivir en La Campiña o en Los Olivos, deberán aportar una prima del 20% del crédito.
Dicho dinero saldrá de las ayudas del bono de interés del Fondo de Subsidio para la Vivienda, del aporte de la empresa donde trabaja el interesado o mediante ahorro familiar.
El 80% restante será de los recursos públicos del Fondo Nacional para la Vivienda y del BAC. La entidad ha destinado una primera colocación crediticia de $5 millones.
El empréstito será en colones, con una tasa de interés de mercado y a un plazo de hasta 30 años.
Precisamente este tipo de proyectos son los que están estimulando la industria habitacional.
“El déficit habitacional debe ser atendido por parte del sector bancario privado y público, porque logramos mayor eficiencia en la atención de las necesidades de las familias”, afirma Irene Campos, ministra de Vivienda y Asentamientos Humanos.
En 2010 y durante este año la cantidad de dinero prestado para soluciones habitacionales ha comenzado a crecer, mientras que las tasas de interés están en sus mínimos históricos, en colones y en dólares.
A julio pasado, el crédito otorgado por la banca al sector de la vivienda aumentó un 11%. Las entidades financieras han prestado $530 millones. Es el aumento más significativo desde la crisis.
Además, los bancos ofrecen mayores opciones y programas a sus clientes. Algunos financian hasta el 100% de la vivienda.
Incluso en la administración de Laura Chinchilla la prioridad para el sector vivienda está en la innovación de nuevos productos hipotecarios.
El objetivo ha sido brindar las condiciones para que el sistema bancario, público y privado, ingrese a la industria y la active.
Oscar Rodríguez
[email protected]
Ver comentarios