Enviar
En crisis, los ricos invierten en arte

Los compradores con alto poder adquisitivo han cambiado sus hábitos e invierten en bienes que suponen una inversión a largo plazo, tales como arte y antigüedades, en vez de adquirir coches, yates y aviones

Madrid
EFE

La diversificación de las inversiones, la decadencia de la ostentación, la compra de arte antiguo en detrimento del contemporáneo ha beneficiado al mercado internacional del arte antiguo, según un informe de la European Fine Art Foundation, organizador de la feria TEFAF de Maastricht.
Ese informe titulado El mercado del arte internacional 2007-2009. Tendencias en el Mercado del Arte durante la recesión global es la antesala de TEFAF.
Esa feria es considerada por los expertos como la más importante del mundo del arte antiguo y de antigüedades y se celebrará del 12 al 21 de marzo próximo en la ciudad holandesa.
El citado informe señala que los compradores con alto poder adquisitivo han cambiado sus hábitos e invierten en bienes que suponen una inversión a largo plazo, tales como arte y antigüedades, en vez de adquirir coches, yates y aviones, según el comunicado de prensa emitido por la TEFAF.
En consecuencia, ese tipo de inversiones “pasionales” funcionaron mejor de lo esperado a pesar de que el mercado del arte y las antigüedades sufrieron también la crisis financiera y económica, lo que “contribuyó fuertemente en favor del mercado, y el arte ahora es reconocido como un bien de inversión alternativo y viable”.
En 2009 y en comparación con años anteriores, el informe dirigido por el economista Clare McAndrew, señala que los inversores se centraron en la calidad y perdurabilidad de sus adquisiciones.
La European Art Fine Foundation hizo mención además a la incorporación de nuevos inversores ricos procedentes principalmente del Lejano Oriente.
“Mientras que las economías occidentales se encuentran todavía en recesión, un gran número de los nuevos mercados del arte muestra ya signos de crecimiento, como China e India, con índices de un 9% y un 6%, respectivamente, en 2009”, indica el informe.
Asimismo la inversión en obras de arte más allá de las razones estéticas, decorativas, intelectuales e históricas, en un periodo de crisis financiera supone tener activos, pero en arte.
Esto ofrece a largo plazo estabilidad y diversificación del capital, por lo que va a continuar despertando más interés en la comunidad inversora, apunta.
En cifras, las ventas del mercado del arte y de las artes decorativas en 2009 cayeron un 26% hasta los 31,3 mil millones de euros ($42,3 millones) debido a la recesión y la caída de sectores del circuito artístico.
Esas cifras muestran que la caída de las ventas en el mercado del arte entre 2007 y 2009 es una de las más graves que se han registrado desde la anterior crisis a principios de los años 90.
A nivel mundial, las casas de subastas y los marchantes de arte se reparten el mercado en un 45% y un 55%, respectivamente. Y la zona euro registró en 2008 menos de la mitad del volumen total de las transacciones, lo que supuso 20,7 mil millones de euros ($27,9 millones).
En Occidente domina Reino Unido, que acaparó el 69% de la cuota de la UE, y Estados Unidos, cuyo liderazgo le ha pasado factura y ha sido la nación que ha padecido con más virulencia la recesión mundial.
Por contra el mercado en China —con Hong Kong incluido— continúa con una clara tendencia al alza y en 2009 las ventas de sus obras aumentaron en un 12% y acapararon una cuota de 4,2 mil millones de euros ($5,6 millones).
Sin embargo, el mercado global ha registrado una caída media de los precios en los dos últimos años.
Los artistas que están en el medio de la tabla de cotizaciones han padecido más ese periodo de crisis en comparación con los autores consagrados o los pocos conocidos.
Aspecto que confirmó la caída inversora en el arte contemporáneo, a pesar de la imparable ascenso que tuvo entre 2002 y 2008, en comparación con la pintura clásica.

Ver comentarios