Enviar
Estrategia de presupuestos pasará de recortes a un aumento moderado
Empresarios apuestan al crecimiento
Señales de recuperación de los mercados impulsan a reactivar tímidamente la producción

Tras casi diez meses desde que Estados Unidos entró oficialmente en crisis, los empresarios apuestan por primera vez a un crecimiento moderado, con miras al planeamiento presupuestario para el próximo año.
Esto se basa en la leve recuperación del mercado estadounidense, sumada a la estabilidad que poco a poco han logrado las economías regionales.
A eso se suma que ya la mayoría de los inventarios que tenían las empresas se consumieron; lo cual ayuda para que las industrias puedan reactivar sus líneas de producción.
“Las señas son positivas y con las buenas previsiones se logra ambientar mejor el diseño de presupuestos. Quizá estemos en el fondo de la crisis, pero vamos mejorando y se dejará de perder”, consideró Lynda Solar, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Norteamericana (AMCHAM).
El mensaje de que las empresas tendrán que empezar a producir es compartido por las industrias. El haber logrado ya la reducción de inventarios es un punto valioso para apostar por el crecimiento.
Para lograr este objetivo, se impulsaron estrategias que derivaron un beneficio para el mercado, como la promoción de descuentos o la reducción de precios, con la finalidad de mantener un ritmo de ventas y así no paralizar la producción.
Tal es el caso de Bridgestone Firestone de Costa Rica, que redujo los precios en un rango entre el 6% y el 7% para mantener la fábrica productiva, reconoció Oscar Rodríguez, presidente de la empresa.
“Nosotros que exportamos ya sentimos la leve recuperación de la economía norteamericana. También hemos buscado estabilidad en la región, lo cual nos permitió minimizar los impactos. Al igual que el Banco Central, creemos que el tercer trimestre y próximo año serán de crecimiento, moderado pero creceremos”, aseguró.
Los indicadores macroeconómicos han mostrado mejora, y secundan el sentir de una leve mejora tras la fuerte contracción que sufrió la economía local.
Un ejemplo de ello es el índice mensual de actividad económica, que ya dejó de caer. En este momento, la industria manufacturera y la construcción están levantando la producción nacional.
A los anteriores se suma el sector de servicios financieros, transportes, telecomunicaciones e intermediación; que también logran cierta estabilidad.
“Estamos enfrentando una situación menos preocupante, pero no tranquila. Creo que sí tenemos algunos signos de mejora en las condiciones de la economía mundial”, adujo Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central.
Con este panorama, el reto se orienta en aprovechar los espacios y oportunidades que da la recuperación, pero sin presionar las vulnerabilidades, adujo Gutiérrez.
A pesar de todas las noticias esperanzadoras, nadie se atreve a prever la fecha en la que terminará la crisis; aunque se sabe será de larga duración.
Aún las actividades ligadas al turismo siguen vulnerables y su recuperación aún no está en la mira, al menos en la de corto plazo.
Conforme eso se vaya logrando y exista mayor confianza en las proyecciones de inflación, se espera que las tasas de interés retrocedan; ayudando un poco a la recuperación.
A eso se sumará el hueco fiscal, que obligará a las autoridades tributarias a impulsar una reforma para estabilizar el desequilibrio generado a raíz de la contracción productiva.

Daniel Chacón
[email protected]

Ver comentarios