Electricidad tendría más rebajas en 2015
Enviar

Leve alivio para empresas y hogares

Electricidad tendría más rebajas en 2015

Dos proyectos pasan a manos del ICE, lo que reduciría gastos por arrendamiento

Un mayor alivio podrían sentir los usuarios del servicio de electricidad, pues existe una expectativa de que se produzcan más rebajas en lo que resta del año.
El menor uso de hidrocarburos para la generación de energía y la finalización de dos contratos de arrendamiento posibilitarían mayores rebajas.
Sin embargo, estas reducciones serían coyunturales y apenas una disminución en el ritmo creciente de las tarifas eléctricas, que de 2005 a 2013 aumentaron un 140%, de acuerdo con la Cámara de Industrias.
Desde inicios de este mes, se aplicó una rebaja en el servicio del ICE que sería de aproximadamente un 10% en promedio para el consumidor final, de acuerdo con la Aresep.
Más disminuciones se darían en los próximos meses si se cumplen algunas condiciones.
Una de ellas es que se mantengan los niveles de agua almacenada en las represas ante la expectativa de que en los próximos meses se produzcan las lluvias habituales de la época, con lo que no habría necesidad de utilizar hidrocarburos.
Otra condición es que los precios internacionales de los combustibles fósiles se mantengan bajos, en caso de ser necesario utilizarlos.
Adicionalmente, la carga financiera del ICE tendrá una reducción este año con la entrega de dos proyectos. El primero de ellos fue la planta geotérmica Miravalles III, una concesión que pasó a poder de la institución a fines de marzo; mientras que el segundo es la liquidación del fideicomiso Peñas Blancas, prevista para julio.
Sin embargo, no se prevé la finalización de otras concesiones o fideicomisos.
Los arrendamientos representan una quinta parte del costo de generación y significan un 12% de la tarifa final al usuario.
Se debe considerar también que en febrero del próximo año entraría en operación el proyecto hidroeléctrico Reventazón, de 300 megavatios, con lo que habría aún una menor necesidad de recurrir a hidrocarburos para generar energía.
El menor uso de combustibles compensaría el costo de la planta, de $1.400 millones, y traería una mayor baja a la tarifa eléctrica, argumentó Gilberto de la Cruz, director de Planificación del ICE.
Otro elemento que se ha de considerar es que recientemente se dio una disminución en los precios que paga el ICE a los generadores privados por kilovatio hora, para proyectos nuevos, tanto en generación hidroeléctrica como eólica.
Sin embargo, las rebajas estarían lejos de compensar los aumentos producidos en los últimos años.
“No debemos alegrarnos de que hubo una rebaja en un trimestre del 10% cuando en un periodo de seis años subieron un 140%”, apuntó Carlos Montenegro, subdirector ejecutivo de la Cámara de Industrias.
Para tener bajas más sostenidas es necesario revisar los costos de operación, mantenimiento, administrativos que se incrementan al doble de la inflación.
También existe la posibilidad de que el ICE venda sus excedentes al exterior. La semana pasada, la Aresep exigió que la institución establezca un plan con el fin de aprovechar los beneficios del Mercado Eléctrico Regional.
Las exportaciones de electricidad representaron para el ICE ingresos por $3,6 millones. Esta suma ayudaría a bajar costos operativos y, por ende, las tarifas.
La conectividad del país con este sistema representa un costo anual de ¢11 mil millones al año.
También el mayor aprovechamiento de otras fuentes de energía, como la geotérmica, permitiría la generación de electricidad en época seca.

201504122246490.12.png

Rodrigo Díaz
[email protected]

Ver comentarios