Elección en EE.UU. afectaría economía nacional
Enviar

RESUMEN EJECUTIVO
La elección de un nuevo presidente, sea quien sea, podría afectar la economía de Costa Rica, sobre todo en lo que al empleo en las zonas francas se refiere.
Se trataría de hacer menos atractiva la inversión en este país que en Estados Unidos, al reducirse algunos beneficios impositivos, que actualmente existen.
Ningún candidato se ha referido de forma explícita a este tema; no obstante, varios han hablado de la importancia de contar con las normas impositivas, que crearían un desincentivo para las empresas estadounidenses con operaciones en el extranjero.
Las exportaciones de varios países hacia Estados Unidos también podrían ser afectadas; sin embargo, se trata de un escenario poco probable.


La elección de este año del presidente, sea quien sea, podría afectar la economía nacional, sobre todo en lo que al empleo en las zonas francas se refiere.
Se trataría de un cambio de las normas impositivas, que reduciría el beneficio para una empresa con sede en Estados Unidos, de tener operaciones en el extranjero, al no reconocer varios gastos incurridos en la zona franca de cualquier país.
Sin este beneficio de la deducción para efectos tributarios de varios costos, la opción de operar en Costa Rica podría ser menos atractiva que la de operar en Estados Unidos, donde la empresa no tendría que preocuparse por los temas administrativos locales, ni de los costos de transporte, entre otros.
Bajo las normas que Estados Unidos actualmente acepta, una empresa norteamericana puede asignar a su filial de zona franca en otro país, un monto significativo, que representaría la utilidad por el uso de la propiedad intelectual, sea patentes científicas, marcas u otros bienes intangibles.
Dado que el margen de utilidad se atribuye a la operación de zona franca, la empresa no tiene la obligación de pagar el impuesto de renta, ni en el país en que la filial está ubicada, ni en Estados Unidos.
Este tipo de contabilidad, de práctica común en el mundo, podría estar utilizándose en Costa Rica, por parte de varias operaciones de zona franca, al reportar un nivel de exportaciones superior al valor agregado por los factores locales, como mano de obra, alquileres, energía y telecom.
En el año pasado, el valor de las exportaciones llegó a $4,5 mil millones, casi el doble del monto de las importaciones.
Varios candidatos han hablado de la importancia de contar con las normas impositivas, que crearían un desincentivo para las empresas estadounidenses con operaciones en el extranjero.
Las zonas francas costarricenses actualmente generan unos 100 mil puestos de trabajo, muchos de ellos bien compensados.
Existe también la posibilidad de que Estados Unidos imponga barreras en la importación de los productos de varios países.
La forma más sencilla de hacer esto sería mediante la prohibición a la importación de cualquier producto específico, por el supuesto incumplimiento de una norma de salud o por la competencia desleal en el proceso de producción o comercialización.
Sin embargo, habría pocas razones por las cuales Estados Unidos tomara tal medida contra cualquier producto de exportación costarricense.
Otras posibilidades incluyen la imposición de las barreras a la importación de una amplia gama de productos de varios países, tal como lo ha sugerido Donald Trump.
Pero implementar dicha medida implicaría trastornos amplios y profundos en el comercio global, con serias repercusiones también para los propios Estados Unidos.

201603292003140.recuadro-10-11.gif



Ver comentarios