El horizonte que encanta
Enviar
Desde hace décadas a Belo Horizonte, en importancia la tercera metrópoli de Brasil, se le conoce como Ciudad Jardín por la gran cantidad de área verde en los espacios urbanos
El horizonte que encanta

• De manera paralela a un remozamiento de su infraestructura se atienden las necesidades básicas de sus habitantes, entre lo que destaca la erradicación de favelas

Carlos Jesús Mora
[email protected]  

Ubicada en el corazón de Minas Gerais, en Brasil, Belo Horizonte es punto de partida para itinerarios inolvidables.
Con una ubicación estratégica en relación a su país y a la América, esta metrópoli está en el eje económico más importante de Brasil, entre San Pablo y Río de Janeiro, y además cerca de Brasilia, sede de Gobierno federal.
Por esta razón y por su buena infraestructura, espacios bien equipados para eventos y la famosa hospitalidad de sus habitantes, Belo Horizonte es una de las ciudades predilectas en el mundo para el turismo de negocios y eventos.
Este centro urbano se puede enorgullecer de haber sido la primera ciudad planificada de Brasil, no en vano su crecimiento va de la mano con la conservación del medio ambiente, pues la cantidad de zonas verdes busca ser proporcional a los imponentes rascacielos, por lo que Belo Horizonte es conocida como la Ciudad Jardín.
Pero además del modernismo que impera en la zona, la historia de esta ciudad está retratada en la belleza y variedad de sus conjuntos arquitectónicos.
Este año, la capital de todos los “mineiros” (nacidos en Minas Gerais) conmemora sus 110 años mediante un remozamiento de su belleza que se confabula con la tradición y la vanguardia, en el crecimiento y la calidad de vida, así como en el desarrollo urbano y la preservación ambiental.
La calidad de vida de sus habitantes no ha sido descuidada en este proceso de modernización, las autoridades han apostado a mejorar la salud pública y la educación de sus pobladores, sin embargo en el campo social el proyecto más ambicioso es la erradicación de las favelas.
En 2005 el programa Vila Viva (Villa Viva) empezó a transformar los callejones de las favelas en calles y avenidas y las villas en barrios, beneficiando en una primera etapa a 50 mil personas y cooperando con el paisaje de la ciudad.
Por los logros alcanzados en estos 110 años en materia de desarrollo urbano y social, Belo Horizonte se convirtió en una referencia en la implementación de metas de la Organización de Naciones Unidas, definidas para 2015.
El mes entrante autoridades municipales de todo el mundo acudirán a esta metrópoli para tomar como referencia su crecimiento y aplicarlo en sus países.


Ver comentarios