Enviar

Costa Rica no puede considerarse un país culto y civilizado si no es capaz de manejar bien situaciones como la enfermedad del dengue u otras que dependen del aseo de casas y sitios públicos

El dengue es asunto de todos

Aunque haya datos que indiquen que ha bajado la cantidad de personas infectadas por el mosquito cuya picadura transmite el dengue, de ninguna manera deben los costarricenses bajar la guardia.
Por el contrario, se sabe que estamos en el centro mismo de la peor época para Costa Rica en lo que a esa enfermedad se refiere y el que hayan bajado los casos en este momento solo se debe a la fuerte acción de fumigación, pero esto no indica que no vayan a repuntar nuevamente.
Esto lo decimos porque la población no parece haber tomado conciencia de cuán importante es la labor individual y familiar para mantener libre de criaderos el país. Es bastante común escuchar, ante un foco de infección que enferme a muchos vecinos de una comunidad, que estos se quejen de falta de atención del Ministerio de Salud que “no ha ido a fumigar”.
Es necesario comprender que las fumigaciones, por muy necesarias que sean, solo acaban con los insectos que circulan por el aire pero no con los criaderos (huevos) que multiplican rápidamente la cantidad de mosquitos circulantes.
Cada persona es responsable de eliminar los criaderos de su casa y detectar los que haya en su comunidad para tomar medidas. También debe comunicarlo a la municipalidad correspondiente, que debe actuar y hacerse cargo de llevar un control del comportamiento de sus vecinos en este aspecto. En las casas en que se deba recoger agua en tanques u otros recipientes, estos deben permanecer bien tapados.
Nadie se encuentra libre de responsabilidad. Los centros educativos deben ser focos importantes de información y llegar al resto de los habitantes por medio del alumnado. Los medios de comunicación, especialmente la televisión y la radio deberían hacer sus propias campañas como parte de su responsabilidad social. Las redes sociales tienen en esto un papel preponderante que cumplir pero no hemos escuchado aún de su impacto para producir un cambio de actitud en la población.
Esta debe ser una labor coordinada entre todos los vecinos de cada comunidad, quienes reciban, como apoyo adicional, las barridas de fumigación que realizan las autoridades de salud.
Costa Rica no puede considerarse un país culto y civilizado si no es capaz de manejar bien situaciones como la enfermedad del dengue u otras que dependen del aseo de casas y sitios públicos.
Ver comentarios