Enviar
Presupuesto por ¢3,4 billones se entregó ayer al Congreso

Ejecutivo profundizaría inversión social

• El 40% del gasto se destinaría a la atención de carreteras, educación, policías y planes contra la pobreza
• Crecimiento real sería de un 10% con relación a presupuesto de 2007

Wilmer Murillo
[email protected]  

El presupuesto nacional de gastos del próximo año sería de ¢3,4 millones de millones.
El monto de gasto es un 18% mayor que el autorizado para este año, pero al eliminar el efecto de la inflación, el gasto real planeado de 2007 cae cerca de un 10%.
En la exposición de motivos del plan se explica que el 40% del gasto se concentraría en inversión social y en infraestructura.
Se asignarían ¢73 mil millones al Fondo de Desarrollo Social, que incluye dinero para el régimen no contributivo de pensiones y el programa Avancemos.
Otros ¢20 mil millones se canalizan al Banco Hipotecario de la Vivienda para erradicación de tugurios y ¢20 mil millones para el pago parcial de la deuda del Gobierno con la Caja de Seguro social.
El de Educación es el Ministerio que tendría más dinero en sus arcas, unos ¢812 mil millones para 2008, y su presupuesto crece un 19,6% respecto a 2007.
Al Ministerio de Obras Públicas se le subirían los recursos un 74% para el arreglo de vías y para este fin se les da más dinero a las municipalidades, que corresponde por concepto del impuesto a los combustibles.
Los recursos serían para rehabilitar 4.300 kilómetros de carreteras y 1.300 metros de puentes de la red vial cantonal.
Los dineros asignados tienen el objetivo de mejorar la competitividad a través de la atención y mantenimiento de la red vial y la agilización de trámites.
Tanto en el caso de Conavi como en el de los municipios la sumas giradas representan el 100% de los recursos que deberían recibir.
También se refuerzan los recursos a los ministerios de Seguridad, de Salud y de Justicia.
Seguridad podrá contratar 700 plazas de policía, cubrir aumentos de salario de 11 mil puestos.
Al Ministerio de Salud se le aumenta el gasto un 63,6% que financiará entre otras cosas un amplio plan de vacunación.
“Estamos hablando de una profundización del gasto social gracias al esfuerzo sostenido para aumentar la recaudación”, dijo Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda.
El 70% de los gastos planeados para 2008 se financiaría con ingresos corrientes, que incluyen principalmente la recaudación de impuestos, por lo que Guillermo Zúñiga destacó ayer que es la primera vez en muchos años que se logra enfrentar la mayor parte del plan de gastos con ingresos sanos.
En los últimos presupuestos se financió en un 50% con ingresos corrientes y en un 50% con endeudamiento.
La razón es que la recaudación de impuestos ha aumentado y por eso la Contraloría previó un alza significativa para 2008.
Si se toman en cuenta los ingresos certificados por la Contraloría General de la República y el Banco Central la estimación para el año entrante es que la relación de ingresos con respecto al Producto Interno Bruto (PIB) sea del 16,3%, en tanto que este año es de un 14,6%, dijo el titular de Hacienda.
El superávit primario que el presupuesto lleva implícito es del 2,3% del PIB, pese al fuerte crecimiento del gasto, en tanto que el déficit financiero, es del 0,5% del Producto.
Los gastos corrientes crecen un 11%; los gastos capital un 50%, y el pago de intereses para el año entrante tendrá una rebaja que se estima en un 14%.
El ministro Zúñiga considera que estos resultados a su vez ayudan a bajar las tasas de interés y la inflación, y contribuyen a la estabilidad del tipo de cambio, al tiempo que se abren espacios para hacer obra social.
Sobre el plan de gastos, los sectores empresariales del país consideraron que se trata de un programa balanceado, según lo calificaron representantes de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada.
“El sector empresarial considera fundamental el gasto en infraestructura, aunque lo esencial es cuánto se ejecuta y no cuánto se presupuesta”, dijo Shirley Saborío, directora ejecutiva de la entidad empresarial.
El sector de seguridad “nos tiene preocupados, por lo que más inversión en este campo la recibimos con beneplácito. En educación sin duda alguna esperamos que la inversión contribuya a garantizar la inserción de los jóvenes en el mercado laboral”, añadió.
Sin embargo, algunos economistas consideran que el presupuesto debió incluir más recursos para capitalizar al Banco Central. Así lo manifestó Luis Mesalles, socio consultor de Ecoanálisis.
Ello implica que el objetivo de luchar contra la disminución de la inflación para bajar la pobreza no se ha tomado en cuenta, según el economista.
En lo demás, el Gobierno está aprovechando la buena recaudación para gastar más en la parte social y en infraestructura rezagada, lo cual está dentro del Plan Nacional de Desarrollo, y todavía podrá mantener un superávit favorable.

Ver comentarios