Enviar
Barack Obama se convirtió ayer en el primer afroamericano que ocupará la Casa Blanca
EE.UU. da golpe de timón


• Presidente electo aún no precisa sobre la conformación de su gabinete, sin embargo, ya se barajaron nombre

Washington
EFE

Tras la votación de ayer que dio el triunfo a Barack Obama, la Casa Blanca se prepara para cambiar de manos por primera vez en ocho años y en un momento crítico para Estados Unidos, inmerso en una crisis económica y dos guerras abiertas.
El cambio promete ser abrumador. No solamente representa un reemplazo de republicanos a demócratas, también constituye un relevo racial y generacional.
Barack Obama se convirtió ayer en el primer presidente afroamericano de Estados Unidos al lograr un total aproximado de 342 votos electorales frente a 143 de su rival John McCain
En los últimos días ya se había empezado a conjeturar sobre el equipo que Obama traerá al número 1600 de Pennsylvania Avenue. Las apuestas favorecen a Rahm Emanuel, el jefe del grupo parlamentario demócrata en la Cámara de Representantes, para ocupar el puesto clave de jefe de Gabinete.
Otros nombres que se apuntan son los del gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, o la asesora de Política Exterior de la campaña de Obama, Susan Rice, para la Secretaría de Estado.
Como portavoces de la Casa Blanca, Stephanie Cutler, que fue secretaria de prensa del ex candidato demócrata John Kerry, o Robin Gibbs, que ha hablado por Obama a lo largo de toda la campaña.
Lo que sí está claro, según los analistas, es que Obama querrá moverse rápido en el proceso de transición.
En el recuerdo de los demócratas está el retraso de Bill Clinton tras su elección presidencial en 1992 a la hora de nombrar a sus cargos principales, lo que le hizo entrar con mal pie en los primeros meses de su mandato y acabar teniendo unos dos primeros años desastrosos.
El equipo de transición de Obama, encabezado por el ex jefe de Gabinete de Clinton John Podesta, se encuentra en contacto directo desde hace semanas con el Consejo de Coordinación de la Transición (TCC) de la Casa Blanca de Bush.
Entre otros aspectos, la Casa Blanca ha facilitado que los candidatos reciban sesiones informativas sobre los trabajos de los servicios de Inteligencia, sobre cuestiones de seguridad nacional y sobre la crisis financiera.
Anoche pocos minutos antes de las 11 Obama salió ante miles de personas congregadas en el Parque Grant de Chicago.
En los primeros minutos de su discurso Obama afirmó que con su victoria los estadounidenses “han enviado un mensaje a todo el mundo. Que no somos una colección de estados rojos (republicanos) o azules (demócratas). Somos y siempre seremos los Estados Unidos de América”.
El senador por Illinois, que el 20 de enero se convertirá en el primer presidente negro del país, en sus primeros instantes ante el pueblo estadounidense tras su victoria agradeció a su esposa e hijas su apoyo y declaró que echa de menos a su abuela, que murió el lunes.
Mientras, 70 mil gargantas congregadas en las cercanías del estrado desde el que hablaba cantaban el lema de la campaña “Sí podemos”, Obama afirmó que “esta victoria os pertenece a nosotros”.
“No empezamos con mucho dinero o apoyos. Esta victoria se edificó con gente normal y corriente que dio lo que pudo. Esta es vuestra victoria”, exclamó.
Obama, que apareció tranquilo y relajado tras una campaña electoral que para muchos parecía eterna, no vaciló una sola vez durante sus 16 minutos de discurso.
El senador recordó las dificultades a las que se enfrenta el país, envuelto “en la crisis financiera más grave de hace un siglo”, ni los estadounidenses que están desplegados en Irak y Afganistán.
Obama terminó su discurso acompañado por el vicepresidente electo, Joe Biden, y con el tradicional “que Dios bendiga a Estados Unidos”.
Instantes después, las familias de los dos candidatos ya elegidos, subieron al estrado.
Al ser las 10.17 p.m. el candidato republicano John McCain, reconoció la victoria de Barack Obama en las elecciones, en una intervención en Phoenix (Arizona).
“El pueblo estadounidense ha hablado. He llamado al senador Obama para felicitarlo tras ser elegido presidente de este país, que ambos amamos”, dijo McCain.
El senador de Arizona añadió que la elección del afroamericano Obama representa “un gran avance para Estados Unidos” y es “una prueba” de la superación del “racismo” en el país.
McCain habló en un hotel flanqueado por su esposa, Cindy, la candidata republicana a la Vicepresidencia, Sarah Palin, y su marido, Todd Palin, ante un grupo pequeño de partidarios.
“Es natural que hoy nos sintamos un poco defraudados, pero mañana debemos superarlo”, comentó McCain a sus partidarios, que abuchearon cada vez que el senador de Arizona mencionó el nombre de Obama.
Ver comentarios