Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NACIONALES


Edificios fantasma abundan en centro de San José

Redacción La República [email protected] | Martes 10 mayo, 2011



Reactivar uso de inmuebles no se da por poca creatividad de dueños, apuntan arquitectos
Edificios fantasma abundan en centro de San José
Entre cinco y seis construcciones por cuadra presentan un importante deterioro

Espacios desocupados en pisos superiores en edificaciones del centro de San José están provocando el paulatino deterioro en estos inmuebles. Ante esta realidad empresarios locales y arquitectos recomiendan encontrar nuevos usos para dar mayor provecho a estas áreas.
Tanto en la avenida central como en los sectores aledaños, se evidencia el deterioro en fachadas e interiores de muchos edificios.
Y es que, en promedio, de cinco a seis edificaciones por cuadra presentan un importante grado de descuido en cielos rasos, instalaciones eléctricas y paredes.
A pesar de que se ha extendido el uso de pisos superiores como bodegas de tiendas departamentales, aulas u oficinas, el deterioro continúa visible.
El desuso por largos periodos de muchos de los edificios josefinos se debe a que la mayoría de los alquileres no se da por pisos o espacios definidos, ya que los dueños prefieren rentar la totalidad del inmueble.
Por ejemplo, el edificio Caribe, antigua sede de la Municipalidad de San José, tiene desocupados sus diez pisos, a pesar de poseer espacios con áreas de hasta 600 metros cuadrados. Al cierre de esta edición este inmueble cumple 11 años de no alquilarse.
“Mucho tiene que ver con la inseguridad y el caos vial. San José ya no es atractivo y por eso muchos prefieren invertir en la periferia de la ciudad”, dijo Gerardo Fonseca, administrador del edificio.
Otra de las justificaciones para el poco mantenimiento de muchos edificios —según aducen los propietarios— es el supuesto desinterés para alquilar edificios josefinos.
¿Para qué invertir en arreglos?, si se sufre con el desorden vial y la tremenda inseguridad que hay en San José, dijo Gabriela Salinas, de la Cámara de Dueños de Bienes Inmuebles de San José.
“Duré cerca de un año sin poder alquilar mi edificio, que es una casa hermosa de los años 40. Los inquilinos no me duran porque al frente opera un prostíbulo”, denunció Salinas.
Ambos argumentos no los comparte el Colegio de Arquitectos de Costa Rica. Uno de los argumentos dados a LA REPUBLICA es que el factor fundamental del deterioro de los edificios josefinos se debe a la poca iniciativa por encontrar nuevos mercados para promover el alquiler.
Cuando las fábricas salieron de la ciudad de Nueva York, se vio el problema de edificios desocupados y deteriorados. Esa realidad la cambiaron dando un nuevo uso a los inmuebles, dijo Carlos Guzmán, presidente del Colegio.
“Las actuales torres de condominios en San José están fuera del bolsillo del tico promedio. Se pueden aprovechar los edificios desocupados para uso habitacional. Hay muchas alternativas que no se aprovechan”, aseguró Guzmán.
Para el arquitecto este cambio debe estar establecido por pactos entre los sectores privado y público. Agrega que, “debe darse incentivos atractivos” para aquellos planes que impulsen el desarrollo de los edificios en San José.
“Se pueden dar descuentos en impuestos a cambio de que estos espacios estén ocupados. Con esto todos ganan, los dueños porque tienen alquilados los pisos y el Estado porque cumple con el programa de repoblar la ciudad de San José”, aseguró.
Esta tesis la comparte el bloque de empresarios josefinos, quienes lanzaron la semana pasada un plan para el rescate de San José.
Debe darse un cambio cultural, además debe existir un compromiso por varios sectores para rescatar las edificaciones, parques y calles, aseguró William Rodríguez, gerente del Hotel Aurora Holiday Inn e impulsor del programa San José Ciudad Modelo.
“Existe arquitectura de incalculable valor, parques públicos y una oferta gastronómica. Por lo que vemos necesario iniciar un trabajo coordinado que nos permita hacer de la capital una ciudad modelo para el visitante”, expresó Rodríguez.
En el estudio de 2010 sobre ciudades capitales de América Latina, realizado por The Economist, destacó San José como una de las mejores para vivir en el continente. Por lo que el cambio en los edificios capitalinos de tipo comercial al de vivienda daría un impulso a un mayor interés en la capital.
“Es un reto tanto para los arquitectos modernos como para los propietarios. Embellecer y adaptar los edificios de San José para que sean habitables se puede solo con visión y el debido apoyo gubernamental”, concluyó Carlos Guzmán, del Colegio.

Cristian Leandro
[email protected]