Enviar
Edificio del Antiguo Banco Anglo luce rejuvenecido
Inmueble enfrenta un proceso de restauración con un costo de ¢500 millones

Carolina Barrantes
[email protected]

Luego de estar varios años cerrado, el edificio conocido como Antiguo Banco Anglo, sobre la avenida central, ahora muestra una cara reluciente y renovada con tonos azules sobre su fachada y sus ventanas abiertas.
El inmueble está atravesando un proceso de restauración que pretende darle vida y nuevos usos en pro de la cultura costarricense, cuya inversión ascenderá a los ¢500 millones.
Los trabajos se iniciaron este año y permitirán que el edificio albergue las nuevas oficinas del Festival Internacional de las Artes así como las del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural.
Además las obras se extenderán durante todo 2010, con el fin de darle los acabados internos que requiere el inmueble para su utilización óptima.
La primera etapa incluyó la instalación de los sistemas eléctrico, telefónico y de cómputo en todo el edificio; la restauración de las paredes, pisos de mármol, madera y mosaico, así como la colocación de cielos de escayola y gypsum.
También la reparación de cubiertas, la construcción de pasamanos, escaleras y la pintura general.
La segunda etapa de los trabajos requerirá una inversión de ¢200 millones y se basará en un periodo de acondicionamiento del inmueble.
Esas obras tomarán forma el próximo año e incluirán el equipo de cómputo y alarmas faltantes, la colocación de mobiliario, la readecuación de sistemas de iluminación, el suministro de aire acondicionado y la instalación de un ascensor.
Con la reapertura del edificio de igual forma se buscará acercar a las personas a las actividades culturales y de rescate de patrimonio que se hagan en este.
Por ello, incluirá en su primer piso una tienda de obras de artesanía, una biblioteca y un espacio destinado a exposiciones, que el público podrá visitar libremente, según explicó Sandra Quirós, directora del Centro de Patrimonio.
El edificio, sobre el bulevar de la avenida central, se construyó en 1913 y su diseño se atribuye al ingeniero Jaime Carranza.
La construcción es un ejemplo de la arquitectura bancaria de inicios del siglo XX, con estructura de concreto y acabados en maderas finas, bronce, molduras en yeso y piso de mármol y mosaico.
Se espera que las nuevas oficinas en el inmueble empiecen a trabajar en el transcurso del año entrante.
Ver comentarios