Enviar
Quieren frenar aprobación diputados y precandidatos rojiamarillos
División en PAC por plan fiscal

Exigen mayores medidas contra evasión

Por un lado, un grupo de diputados de Acción Ciudadana que incluye a Juan Carlos Mendoza, presidente del Congreso, y varios precandidatos rojiamarillos, quieren frenar la aprobación en segundo debate del paquete de impuestos, hasta que haya garantías de que no habrá defraudación.
Mientras que en el otro lado, Ottón Solís, líder de ese partido, así como otros legisladores y dirigentes, están dispuestos a darle el segundo debate al plan fiscal, sin ninguna condición adicional.
La división sobre este tema era un secreto a voces; sin embargo, se profundizó la semana pasada.
La renuncia de Fernando Herrero como ministro de Hacienda, y Francisco Villalobos, director de Tributación Directa, por supuestamente no estar al día en el pago de impuestos, generaron la controversia.
Bajo esa premisa, quienes desean colocar en sala de espera el paquete de impuestos, quieren primero aclarar los nublados.
Entre ellos se encuentran los precandidatos Román Macaya y Claudio Monge, así como los legisladores Carmen Muñoz, Carmen Granados y Mendoza.
“Creemos que se puede estar dando una fiesta de consultorías en el Gobierno, que despilfarra dinero a granel y que la gente se está sirviendo con cuchara grande y por si fuera poco, algunos de esos consultores no están declarando los impuestos. Por estas razones, soy del criterio que hay que hacer un alto en el camino y primero aclarar los nublados”, expresó Macaya.
La aprobación de varias leyes para luchar contra la evasión, la revisión de las consultorías pagadas con dinero estatal y una garantía de que los altos jerarcas están al día en sus obligaciones, son exigidas por este grupo.
A mediados de marzo el plan fiscal fue aprobado en primer debate con el apoyo de ocho de los 11 legisladores del PAC.
En caso de que supere los reclamos hechos ante la Sala Constitucional, el Congreso deberá votar en segundo debate la iniciativa en los próximos 15 días.
Sin embargo, ya están surgiendo dudas de darle el aval definitivo entre las filas rojiamarillas.
Con el paquete tributario, se pretende reducir el déficit fiscal.
Los que están a favor de no imponer ningún requisito al aval definitivo, no creen que las actuaciones de los funcionarios públicos deban evitar la aprobación de los nuevos impuestos.
Esta situación no haría otra cosa más que afectar las finanzas del Estado y hacer inmanejable el déficit.
“Aquí no ha cambiado nada, siempre hemos sabido de los problemas éticos de algunas personas vinculadas a Liberación Nacional, pero eso no quiere decir, que no debamos hacer lo posible para acabar con el déficit”, expresa Solís.

Esteban Arrieta
[email protected]


Ver comentarios