Deuda se come mayor parte del aumento al presupuesto
Enviar

Colaboraron Javier Adelfang y Esteban Arrieta

RESUMEN EJECUTIVO


El costo del servicio de la deuda se incrementará de forma significativa, lo cual implica menos recursos para las actividades productivas del Gobierno y la necesidad de mayor financiamiento. En cuanto a la propuesta aprobada por la Asamblea, algunas operaciones gubernamentales experimentarán recortes; sin embargo, se trata de un ajuste pequeño, al representar tan solo el 0,25% del total. Lo bueno del presupuesto para el año entrante es que se dedicará más dinero al desarrollo de infraestructura con relación a 2016, mientras el incremento en la remuneración de los funcionarios sería modesto.

El costo del servicio de la deuda es el aspecto más preocupante para 2017, ya que se incrementará en ¢429 mil millones en comparación con este año.

La cifra representa el 48% del aumento total del presupuesto 2017 que será de ¢941 mil millones respecto del de este año.
Se trata de un problema crónico, dado que la deuda aumenta cada año, producto de la tendencia del Gobierno de gastar más de lo que ingresa, que también implica menos recursos para las actividades productivas del sector público.
Una amenaza adicional tiene que ver con un alza en los intereses, que acrecentaría el costo del futuro endeudamiento, incluso esto podría suceder en 2017, tras el esperado incremento en la tasa impuesta por el banco central de Estados Unidos, que repercutiría en este país.
Para el año entrante, la deuda representará casi la mitad del valor de la producción nacional, mientras hace cuatro años se trató de apenas un tercio.
{l1}deuda_sigue_siendo_el_principal_enemigo_del_desarrollo{/l1}
A nivel latinoamericano, Costa Rica tiene la deuda más alta, expresada como porcentaje del ingreso del Gobierno, así como el cuarto déficit más alto, expresado como porcentaje del valor de la producción anual, detrás únicamente de Bolivia, Argentina y Venezuela.
En cuanto a la propuesta aprobada por la Asamblea, algunos ministerios experimentarán recortes, Salud y Hacienda; sin embargo, se trata de un ajuste pequeño, al representar tan solo el 0,25% del total.
El aumento del presupuesto para el año próximo, aprobado anteayer por la Asamblea, será del 12%, lo que implica un aumento de casi ¢1.000 millones en comparación con este año.
La parte positiva del presupuesto para el año entrante es que se dedicará más dinero a infraestructura que en 2016, mientras el incremento en la remuneración de los funcionarios será modesto.
{l2}crecimiento_aceptable_deuda_alarmante_senala_plan_macro{/l2}
En cuanto a la infraestructura nacional, se espera que haya un mejoramiento, o al menos un mayor nivel de mantenimiento de los activos actuales, con unos ¢634 mil millones dedicados a la partida de las inversiones de capital, un aumento de casi la mitad respecto a los ¢410 mil millones presupuestados para este año.
El gasto en remuneraciones, que contempla tanto a los actuales funcionarios como nuevas plazas, verá un incremento del 4,5%, lo que representaría un aumento real de alrededor del 2,5%, al suponer una tasa de inflación en el año entrante del 2%.

 

 


¿RECORTES SUFICIENTES?


El sector productivo no quedó satisfecho con los ¢22 mil millones que se recortaron al presupuesto, mientras que los legisladores del PAC y el Frente Amplio advierten que el Gobierno en 2017 sufrirá una “catástrofe”.

NO

Víctor Ruiz

Vicepresidente
UCCAEP

Hemos insistido en mejorar la eficiencia en el gasto de los recursos públicos y de no aumentar los egresos sin antes controlar los gastos.
Los aumentos presupuestarios que tienen como objetivo engrosar la planilla de instituciones públicas, son injustificados en momentos en que el país hace frente a un importante déficit presupuestario que crea un serio desbalance en las finanzas.
Los recortes se han efectuado principalmente en instituciones y partidas que han demostrado históricamente una subejecución presupuestaria. Además se sigue financiando gasto corriente con deuda.

Francisco Gamboa

Director ejecutivo
Cámara de industrias

En general este presupuesto y los últimos aprobados no son austeros. Es necesario tomar una serie de medidas y adoptar una legislación que limite el crecimiento de dicho gasto, como por ejemplo en transferencias y pluses salariales.
El déficit solo se soluciona por medio de impuestos, pero más importante aún, hay que controlar el gasto.
El recorte que hicieron los legisladores de ¢22 mil millones no impacta en nada un presupuesto de ¢9 billones.
Los legisladores del PAC y el Frente Amplio critican el recorte presupuestario porque tienen una visión totalmente distinta a la de la Cámara de Industrias.

Yolanda Fernández

Presidenta
Cámara de Comercio

El presupuesto aprobado por la Asamblea es elevado de acuerdo con la realidad fiscal.
Si bien es cierto se hicieron recortes por ¢22 mil millones, es insuficiente, pues el incremento con respecto al año anterior es superior al 11%.
Preocupa el hecho de que se sigan sacrificando los gastos en inversión por mantener la operación normal del Estado; cuando este país urge de infraestructura, no es posible que se asigne solo un 7% a este rubro.
Los ¢22 mil millones representan una rebaja del 0,25% del presupuesto planteado por el Ejecutivo.
Todavía no se puede hablar de impuestos.

Laura Bonilla

Presidenta
Cadexco

Los recortes que se hacen al presupuesto son pequeños, sigue siendo alto, si se considera el problema de déficit fiscal.
El principal problema es que casi un tercio del presupuesto es para el pago de la deuda y no para inversiones, lo que podría ayudar a beneficiar los temas de competitividad del país.
Incluso este año a pesar que han sabido contener el crecimiento del déficit, es claro que uno de los gastos detenidos ha sido el de capital, lo que se traduce en menos inversión en el mantenimiento de infraestructura o lo que es peor cero nuevas carreteras, puentes y aeropuertos, entre otros.

Marco Redondo

Diputado
PAC

Los recortes fueron planteados de manera irresponsable antes de la emergencia provocada por el huracán Otto y todavía más irresponsable es haberlos aprobado de la forma como se hizo y en medio de la situación que estamos viviendo.
Por otra parte, nos duele considerablemente que los legisladores de Liberación Nacional, el Partido Unidad Social Cristiana y otros, recorten el presupuesto del PANI a la mitad, lo cual sería una especie de cierre técnico y la imposibilidad de invertir recursos en áreas estratégicas durante el siguiente año.

Albino Vargas

Secretario
ANEP

La política de los recortes presupuestarios irracionales, irreflexivos e irresponsables es suicida, socialmente hablando.
Y más grave todavía, es poner a pelear a la policía precarizada y debilitada con la niñez y la adolescencia en estado de abandono y en riesgo social, cuando se trata de financiamiento para los delicados programas de política pública que se necesitan en ambos casos.
Aunque resulte sumamente doloroso mencionarlo, es contraproducente esta política de recorte presupuestario, si consideramos la gravedad de la situación presente y futura que se deriva del paso del huracán Otto por nuestro país.

 

 

 



Ver comentarios