Destierros de Trump secarían abasto de leche, según productores
A diferencia de los establecimientos agropecuarios que operan según ritmos estacionales, las
Enviar

 Mark Diederichs limpió una salpicadura de estiércol de su brazo mientras cuatro trabajadores latinoamericanos guiaban las siguientes 44 vacas al establo, fregaban las ubres de cada animal con un desinfectante azul neón y las conectaban a máquinas ordeñadoras controladas por computadora.
Los trabajadores se mueven con rapidez, repitiendo el proceso tres veces por día hasta que las 2.650 vacas de esta explotación láctea de Wisconsin hayan suministrado casi 38 mil litros de leche. Si Donald Trump logra lo que quiere, dice Diederichs, el establecimiento que él administra podría no tener bastante gente para atender el rebaño porque cerca de dos tercios de sus 35 trabajadores de tiempo completo son inmigrantes.


La propuesta que hizo Trump de deportar a los inmigrantes indocumentados y tapiar la frontera sur de Estados Unidos ha creado un inesperado bastión de resistencia: los productores de leche.
A diferencia de los establecimientos agropecuarios que operan según ritmos estacionales, las explotaciones lácteas funcionan las 24 horas, los 365 días del año, por lo cual los trabajadores golondrinas que permanecen un tiempo corto en el lugar no resultan adecuados. Los productores dicen no tener suficientes parientes o trabajadores locales, aunque la paga parte de $11 la hora o más, bastante por encima del salario mínimo de $7,25, con beneficios que incluyen el plan de retiro 401(k).
“Es difícil encontrar gente que quiera venir aquí y realizar este trabajo”, dijo Diederichs, de 54 años, gerente general de Lake Breeze Dairy en Malone, en su oficina después del turno de la mañana el 31 de mayo.
Sin el trabajo de los inmigrantes, los establecimientos de lácteos cerrarían, la producción caería y los consumidores podrían pagar casi el doble la leche, según un estudio financiado por productores lácteos, el cual estimó que el costo para la economía de Estados Unidos sería de $32 mil millones. Ahora que Trump se encamina a la nominación republicana, incluso algunos productores lácteos de orientación republicana están indecisos o consideran votar por la candidata demócrata, Hillary Clinton, en noviembre.
Un tercio de todas las explotaciones lácteas de Estados Unidos empleaban trabajadores nacidos en el extranjero en 2014, y la mitad de todos los trabajadores son inmigrantes, según un sondeo de investigadores de la Universidad Texas A&M que fue encargado por la Federación Nacional de Productores de Leche, de Arlington, Virginia.
Una pérdida completa de la fuerza laboral de inmigrantes podría significar la eliminación de más de 7 mil establecimientos lácteos y 208 mil empleos, con un aumento de los precios minoristas del 90%, comprobó la encuesta.
Trump les dijo a los votantes antes de la votación primaria del 5 de abril, que perdió ante el senador de Texas Ted Cruz, que apoya un programa de visado que permita a los trabajadores entrar a Estados Unidos legalmente. Pero no dio detalles, y tanto como 70% de los trabajadores agrícolas son indocumentados, dijo Kristi Boswell, lobista de temas de inmigración para la American Farm Bureau Federation.



 


Ver comentarios