Desinterés a propuestas ciudadanas
Enviar
Tan solo el 1% de los proyectos presentados por habitantes se ha aprobado
Desinterés a propuestas ciudadanas

Mayoría se encuentra archivada en oficina de Iniciativa Popular del Congreso

La participación ciudadana es vital en la democracia. Cuando se trata de escuchar las propuestas de los costarricenses, el sistema parece haber perdido interés.
Más de 1.500 iniciativas fueron presentadas por los habitantes a la Asamblea Legislativa en los últimos 13 años, y como mucho tan solo el 1% de ellas se convirtió en ley de la República.

Esto no implica que toda propuesta de los ciudadanos deba convertirse en ley, sin embargo tampoco es entendible el extremo ínfimo de atención que se les presta hoy.
Prueba de lo anterior es que en su mayoría se encuentran archivadas y olvidadas en la oficina de Iniciativa Popular, a la espera de tener la suerte de llamar la atención de algún diputado.
La agenda propia que manejan los partidos, el desinterés en las propuestas ciudadanas y la posible inviabilidad política o económica de algunas de ellas, son las razones que podrían explicar la escasa aprobación de las iniciativas presentadas por los habitantes.
Desde que se instauró la oficina de Iniciativa Popular, en 1999, con el objeto de ser una ventana de participación de los ciudadanos en el Congreso, tan solo 15 proyectos de este tipo se convirtieron en ley de la República.
Eso sí, los que se han aprobado en su mayoría son autorizaciones para donar terrenos o exoneraciones municipales.
El 24 de octubre del año pasado, los diputados votaron por última vez un proyecto presentado por un habitante y se trató de una autorización a la Municipalidad de Alajuela para donar un inmueble al Ministerio de Salud.
El desinterés de las propuestas ciudadanas abarca a los ocho partidos sin distinción en el Congreso.
Por ejemplo, durante los casi dos años de esta administración, 23 de los 57 diputados han pedido información referente a un anteproyecto presentado por algún ciudadano a esa oficina.
En el caso del Gobierno y su fracción, es evidente que durante el último año y medio, la promoción de su agenda en la Asamblea ha sido monotemática, impulsando el plan fiscal como iniciativa estrella.
Mientras tanto, la oposición ha tenido como grandes temas el control político y otras iniciativas como la ley de licores, la reforma a la ley de tránsito y otras.
“La gente presenta proyectos de todo tipo, pero la ley no obliga a los diputados a conocer los proyectos que ellos presentan, y queda a criterio de los señores legisladores acogerlos. Al final, depende de cuánto se motive su espíritu de la participación ciudadana”, explica Xinia Jiménez, de la oficina de Iniciativa Popular del Congreso.
Sin ningún tipo de restricción, los habitantes pueden presentar los proyectos de su interés.
Cada mes la oficina de Iniciativa Popular prepara un informe con los nuevos proyectos y lo envía a los legisladores y a sus asesores, esto con el objetivo de que algún congresista se interese y lo presente a la corriente legislativa para que inicie su trámite formal.
Este paso es importante, pues sin ese padrinazgo, la iniciativa se archiva a la espera de tener mejor suerte.
De las más de 1.500 propuestas presentadas, tan solo 91 han conseguido superar ese paso, aunque después la mayoría fue rechazada en la comisión.
La creación de una fiscalía especializada en delitos contra adultos mayores, una normativa para el mercado de gas licuado de petróleo, la promoción del salario escolar entre los pensionados, la ley de responsabilidad fiscal y una iniciativa para proteger el empleo en tiempos de crisis, se encuentran en trámite, entre otras iniciativas.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios