Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Desahucios se topan con indignados

Redacción La República [email protected] | Lunes 18 julio, 2011



Desahucios se topan con indignados

Luis Domínguez se levantó a la madrugada para tomar un autobús a las 5 horas con el fin de sumarse a una cadena humana alrededor de una casa de Madrid sobre la cual se abatía una amenaza de ejecución. Tres semanas antes, la multitud había acudido cuando él llamó por teléfono pidiendo ayuda.
“Yo enfrentaba un desalojo y me salvaron de perder mi casa”, dijo Domínguez, un jubilado de 74 años con un bastón en una mano y un cartel de un metro y medio que decía “Basta de Desalojos” en la otra. “Hoy vine para demostrar mi gratitud y mi apoyo”.
Los 300 manifestantes, organizados por un grupo llamado La Plataforma de los Afectados por la Hipoteca, o PAH, lograron obtener un aplazamiento para la dueña de la propiedad, una madre sola con un hijo discapacitado. El desempleo en aumento en España podría traer aparejadas 300 mil ejecuciones hipotecarias este año y el próximo, según Adicae, un grupo de activistas de derechos que representa a clientes bancarios.
España se ha convertido en un campo de batalla entre los bancos afectados por los atrasos en los pagos de hipotecas residenciales que se quintuplicaron desde 2007, y los propietarios endeudados que recurren al gobierno con el fin de que reduzca la carga para los que enfrentan una ejecución hipotecaria.
“En grandes partes de Estados Unidos, usted puede simplemente salir de su casa y de su deuda, y eso contribuyó a la crisis bancaria del país”, dijo por teléfono Jordi Fabregat, profesor de gestión y control financiero en la Escuela de Negocios Esade de Barcelona. “Aquí no se puede hacer, o sea que los bancos están protegidos de los incumplimientos de pago durante una crisis”.
El auge inmobiliario que terminó en 2008 dejó a los bancos españoles con 313 mil millones de euros ($441 mil millones) en préstamos relacionados con la actividad inmobiliaria hasta junio, según Banco de España.
El número de casas ejecutadas publicitadas por Idealista.com, el sitio inmobiliario más grande de España en Internet, subió 10 veces hasta 30 mil en tres años. Las propiedades están valuadas en unos 4.600 millones de euros y pertenecen a 40 bancos.
“Si los bancos tuvieran que asumir todas las pérdidas derivadas de las hipotecas incobrables que otorgaron durante el auge inmobiliario, todo el sistema financiero colapsaría”, dijo en una entrevista Jesús Encinar, máximo responsable ejecutivo de Idealista.com.
En Madrid solamente, se ejecutan 20 propiedades por día, según PAH, una organización sin fines de lucro de Barcelona con más de 5 mil miembros. PAH frenó 59 desalojos desde su creación en 2009, dijo Eloi Morte, un portavoz.
A menos de nueve meses de la próxima elección nacional, los legisladores están tratando de que los propietarios de casas sean menos vulnerables.
El 1 de julio, el gabinete sancionó una legislación que obliga a los prestamistas que confiscaron casas a subastarlas nada más que por el 60% del valor estimado. Anteriormente, la oferta mínima se fijaba en 70% del valor, lo cual desalentaba a los compradores en un mercado donde los precios de las casas cayeron 26% desde su pico máximo de 2007, según un informe del 5 de julio de Fotocasa.es, un sitio de bienes raíces en Internet, y la Escuela de Negocios IESE.
Si no hay oferentes, los bancos ahora pueden adjudicarse la propiedad por 60% del valor de tasación, dejando al tenedor de la hipoteca obligado por el 40% restante menos todos los pagos del préstamo que hayan sido realizados. Antes de la modificación de la ley, los prestamistas podían quedarse con la propiedad por la mitad del valor estimado, aumentando el importe a pagar por el propietario anterior.
Las medidas no son suficientes para PAH y los partidos de oposición como el Bloque Nacionalista de Galicia. Ellos quieren que el gobierno obligue a los bancos a cancelar la deuda de propietarios que no pagan por enfermedad o pérdida del empleo, o si la propiedad es su única residencia.