Enviar
Deporte bajo la luna
Una nueva tendencia propone aprovechar la tranquilidad de la noche para ejercitarse

Redacción Internacional
EFE

El romanticismo que ofrece la noche, su frescura y tranquilidad la hacen apta para el deporte, una alternativa menos sana que dormir pero a menudo más interesante y beneficiosa que una noche de fiesta.
“Hacer deporte por la noche es más relajado porque ya hemos cumplido con las responsabilidades del día. Además hay menos gente en los centros deportivos y opciones muy diversas”, explicó la representante del centro de deportes Alyeska Resort en Alaska, Amy Quesenberry.
Sea en centros deportivos o al aire libre practicar deporte nocturno nos abre las puertas a actividades nuevas que inyectan adrenalina.
Algunos por ejemplo, prefieren soñar bajo el mar que bajo las sábanas en una sesión de buceo nocturno que permite observar la vida marina iluminada por faros que van abriendo ventanas de luz sobre un lecho misterioso y rebosante de vida.
Pero, aunque el mar ofrece un espacio re
creativo las 24 horas, por la noche los riesgos se multiplican.
“Si uno no tiene mucha experiencia resulta difícil orientarse en la oscuridad y calcular la profundidad”, afirmó a Efe una responsable de prensa de la asociación internacional de instructores de buceo PADI Sonia Rodríguez.
Practicar surf con la luna de espaldas es incluso más peligroso debido a los cambios de las mareas y la falta de visibilidad, pero algunos prefieren aventurarse en el mar de noche y disfrutar de este deporte cuando las playas están vacías de gente.
La ventaja es que uno no tiene que “lidiar con las masas de gente asociadas con las horas del día”, explicó a Efe el fundador de la página de información “Surfers Village”, Bryan Dickerson.
Para los amantes del esquí algunos puertos de montaña abren pistas nocturnas donde los más expertos pueden esquiar bajo el cielo estrellado y sobre nieve más dura, resultado de la temperaturas más bajas de la noche.
“Es una experiencia única, completamente distinta al esquí habitual. Lo más interesante es poder descender sin mucha gente a tu alrededor, con las sensaciones que te produce la noche, esquiando bajo las estrellas”, afirmó a Efe un miembro de Amaron, la sociedad de estaciones de esquí aragonesas, Marta Iglesias.
A pesar de todo ello, el ejercicio afecta al cuerpo de manera distinta por la noche y puede resultar muy perjudicial, al practicarse cuando nuestro organismo debería estar descansando.
Una miembro del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Extremadura Erika Quintana explicó a Efe que sólo durante el día segregamos una hormona llamada cortisol, responsable de metabolizar los hidratos de carbono, proteínas y grasas.
“Es por ello, que es recomendable hacer ejercicio durante las horas de l
uz solar”, explicó Quintana.
El deporte nocturno también puede dañar la salud afectando al patrón de sueño: “es muy importante no realizarlo justo antes de ir a dormir porque puede provocarnos trastornos del sueño”, aclaró a Efe la fisioterapeuta Ruth Tejeda.
Para algunos eso no es un impedimento para ejercitar el cuerpo de madrugada, ya que en algunos lugares donde la violencia, el alcohol y las drogas juegan un papel protag
onista en el ocio nocturno, hacer deporte se presenta como una alternativa más saludable.
El proyecto “Deporte a Media Noche”, que se desarrolló el año pasado en la cuidad de Brasilia, es una iniciativa en el que los centros deportivos de los rincones más conflictivos de la cuidad ofrecen un espacio para hacer deporte de 11 de la noche a dos de la madrugada.
Según el coordinador del proyecto, Carlos Eduardo Paes, los índices de violencia disminuyeron notablemente en los primeros meses de vida del proyecto.
Además, el deporte se ha colado en las discotecas.
Una marca de telefonía móvil promocionó el tenis nocturno sobre suelo negro, combinando luces ultravioleta, pelotas fosforescentes y música en directo de la mano de DJ internacionales, algo que fue puesto en práctica por primera vez en Madrid en el Master Series 2006.
Ver comentarios