Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



NACIONALES


Debate: ¿Está el mercado cambiario preparado para la flotación administrada?

Natasha Cambronero [email protected] | Miércoles 11 noviembre, 2009



Debate: ¿Está el mercado cambiario preparado para la flotación administrada?

Natasha Cambronero
[email protected]

No

Luis E. Loría
Economista de Strategic Advantage Consulting Group

La migración hacia un modelo de flotación bajo el cual todos los habitantes del reino vivirán felices para siempre no es otra cosa que un cuento hadas, sin arraigo en la realidad. En contraste, el “miedo a flotar” se encuentra bien fundamentado. Con la flotación se agravarían los problemas del fracasado experimento de bandas cambiarias. Los costos de transacción y las oscilaciones en el tipo de cambio serían mayores y más frecuentes, contribuyendo a transferir riqueza de muchos perdedores a unos pocos ganadores (tal como ocurre actualmente).
Son dos los principales ajustes que propone el Banco Central de Costa Rica (BCCR) para corregir las ineficiencias en el mercado cambiario. El primero, una mayor participación de pequeños jugadores con en el mercado mayorista MONEX. Esta acción no servirá para conjurar el poder de mercado de los grandes jugadores y especuladores —BCCR incluido— con capacidad de manipular el tipo de cambio para realizar ganancias extraordinarias.
El segundo, trabajar en el desarrollo de un mercado de “coberturas cambiarias”. Para que eso funcione, el tipo de cambio debe ser determinado libremente por las fuerzas del mercado, cosa que no ocurre actualmente. El BCCR interviene —sin anunciarlo anticipadamente, con poca transparencia y sin rendir cuentas a nadie— en el mercado cambiario. Por lo anterior, no tiene sentido invertir en instrumentos de cobertura cuando lo que de verdad determina el tipo de cambio son las decisiones que toma, sin sustento técnico, la junta directiva del BCCR.
El BCCR administra un “casino cambiario” en el cual nos obliga a todos a participar. Lo más grave es que arregla las máquinas, carga los dados y golpea la mesa de la ruleta para determinar quiénes ganan y quiénes pierden.
¿Hasta cuándo continuará esta expoliación legal?





Francisco Llobet
Vicepresidente de la Cámara de Comercio

Dado que el objetivo fundamental debe ser reducir y controlar la inflación, resulta necesario avanzar hacia una flotación más libre del tipo de cambio. Es conveniente que el país oriente su política monetaria a un sistema de metas de inflación que permita un control más efectivo del crecimiento de los precios, pero para ello es requisito indispensable que se avance hacia un sistema cambiario más flexible. Por lo que se considera conveniente migrar hacia un sistema de flotación administrada del tipo de cambio.
El sistema de flotación administrada se considera un régimen cambiario más flexible y adecuado para economías emergentes que están altamente vinculadas en los mercados de capital a nivel internacional y con amplia apertura al comercio exterior. Este sistema permite que las fuerzas del mercado y las condiciones económicas marquen la tendencia del tipo de cambio, pero con la posibilidad de que las autoridades puedan intervenir de forma esporádica para suavizar las fluctuaciones de corto plazo que sean excesivas. En ese sentido, se considera que es más neutral para el comercio, puesto que no beneficia a sectores particulares, sean estos exportadores o importadores. Además, sobre la base de un sistema de metas de inflación, se restringe la posibilidad de que el Banco Central quiera intervenir en el mercado cambiario para influir sobre las tasas de interés, pues tiene que cumplir con la meta de inflación anunciada.
Otra ventaja del sistema de flotación administrada es que la flexibilidad cambiaria permite amortiguar los choques externos, como los que se originan de variaciones adversas en los términos de intercambio, además de que da mayor independencia en la política monetaria para enfrentar cambios cíclicos en las economías de referencia (en nuestro caso Estados Unidos).
El comportamiento reciente del tipo de cambio muestra que este indicador lleva más de dos meses en flotación dentro de las bandas, ubicándose en este momento el tipo de cambio de venta a ¢30 por debajo de la banda superior. Por primera vez durante los tres años del sistema de bandas, el tipo de cambio ha empezado a flotar, por lo que se visualiza que el sistema ha llegado a la madurez y ha comenzado ha generar espacios al Banco Central para el manejo de la política monetaria y las tasas de interés.
Cabe destacar que en las condiciones en las que está operando el sistema, es factible dar el paso y migrar a un sistema de flotación administrada del tipo de cambio, siempre y cuando se establezca claramente cuáles serían las reglas sobre las cuales el Banco Central podría intervenir de forma esporádica para suavizar las fluctuaciones de corto plazo que sean excesivas.
Si bien se ha avanzado en la apertura del MONEX para que las distintas entidades, personas y empresas puedan participar en la compra y venta de moneda extranjera, lo cual ha generado mayor competencia en la determinación del precio de la moneda extrajera, aún es necesario desarrollar otras condiciones complementarias y paralelas para asegurar un efectivo funcionamiento del sistema de flotación, tales como:
El desarrollo de un verdadero mercado de coberturas que les permita a las empresas protegerse de la volatilidad del tipo de cambio. Los contratos de diferencia con tipos de cambio que está ofreciendo la Bolsa de Valores son un primer paso en ese sentido, pero hace falta desarrollar otros instrumentos como forwards y permutas cambiarias (FX swaps).
Avanzar definitivamente en la implementación de un sistema de metas de inflación, donde la política monetaria se oriente exclusivamente al cumplimiento de la meta establecida por el Banco Central. En este ámbito se requiere mejorar los mecanismos de transmisión de la política monetaria y la sensibilidad a los movimientos en las tasas de interés.