Enviar
Losa será sustituida, lo que provocará dificultad al tránsito por diez semanas
Cuarto intento de reparar platina, ¿será el último?
Propósito de la reparación es evitar los dolores de cabeza que causaron los tres fallidos intentos de arreglar el puente

El puente de la platina irá por cuarta vez a reparación en un lapso de año y medio. Los más de 90 mil usuarios que a diario transitan esa ruta esperan que no vuelva a ser un intento fallido.
La solución que se ofrece en esta oportunidad será retirar por completo la losa de la calzada y sustituirla por una rejilla metálica y una nueva capa asfáltica. La inversión rondará los $2 millones.
Con estos trabajos el gobierno buscará evitar el trago amargo que le produjo el “puente de la platina” a la administración anterior y poner fin a ese problema.
Para aprovechar el verano y además que los estudiantes estarán de vacaciones, la sustitución se hará a finales de este año o principios de 2011.
Quienes sí sufrirán serán las personas que deban desplazarse entre Alajuela y la capital, ya que en algún momento se cerrarán hasta dos carriles de manera simultánea.
Para apurar la reparación del puente más famoso del país se trabajará las 24 horas del día. A pesar de ello, las obras se extenderán entre ocho y diez semanas, anunció María Lorena López, viceministra de Infraestructura.
Aunque el problema se presenta solo en un sentido, los trabajos incluirán ambas vías. Como medidas paliativas a la congestión que pueda provocar la reparación se ideará un plan que permita tener tres y hasta cuatro carriles abiertos, aseguró López.
Sin embargo, no dio detalles de cómo lograrán eso; solo dijo que lo explicará en una conferencia de prensa que convocará el Ministerio de Obras Públicas y Transportes más adelante.
Sí ratificó lo que adelantó LA REPUBLICA en la edición del lunes 26 de julio, con respecto a que se reactivará el servicio de tren de pasajeros entre la capital y Belén, para reducir la cantidad de usuarios de la vía que será intervenida.
A quienes no estuvieron en el país entre mayo y agosto del año anterior, cabe explicarles que el “puente de la platina” se le conoce a la estructura sobre el río Virilla ubicada en la carretera General Cañas.
Se le llama así porque la administración anterior trató en tres oportunidades de reparar una platina que se había levantado en el entronque este en sentido entre San José y Alajuela y aún hoy presenta problemas.
Debido a que quedó una separación de unos 15 centímetros en la calzada, muchos de los conductores reducen la velocidad al pasar por ahí, para no golpear el vehículo y eso es la causa de la mayor presa que se presenta a diario en el país en las horas pico.
Es tal la congestión que la fila de carros ha llegado hasta el Monumento al Agua, a más de 2 kilómetros de distancia, según han podido corroborar equipos de LA REPUBLICA.
Producto de la fallida reparación de este puente, la platina se convirtió en el tema más discutido tanto dentro como fuera del país. Las bromas llegaron a tanto que hasta películas de Adolfo Hitler sirvieron para hacer sátira sobre la dificultad de los ingenieros para reparar el pedazo de lámina que se había desprendido.
Se espera que la reparación de la platina que se hará en unos cuatro meses reduzca un poco el tumulto de autos, motos y camiones que se concentra en la ruta, antes del puente sobre del Virilla, pero no que elimine al presa del todo.
Para eso se deberá esperar un poco más, ya que la solución integral al congestionamiento de esa ruta depende de la concesión para ampliar la carretera que comunica la capital con San Ramón.
Ello porque ese proyecto incluye la construcción de un puente de cuatro carriles contiguo al actual. Con esta edificación se garantizarán ocho carriles, cuatro por cada sentido.
Sin embargo, la invasión de los terrenos del Estado por parte de precaristas y la dificultad de la empresa Autopistas del Valle, a la que se le asignó esta obra, para conseguir el crédito por $550 millones para la obra tienen detenida la mejora integral del paso hacia San Ramón y por ende la reparación de la platina.
Para las empresas ubicadas al margen de la vía, su reparación es valiosa para agilizar los tiempos de recorrido y obtener algún ahorro en combustibles.
Una de ellas es Dos Pinos. “Cualquier obra vial que se desarrolle ayuda a todos los sectores. En este caso, la ventaja es que hará más ágil la distribución de producto terminado desde la planta de El Coyol hacia la capital”, destacó Rogelio Fernández, vocero de la compañía.
Cabe destacar que en el área de influencia de este camino existen varias zonas francas y otras industrias que también sufren por la congestión que se produce en este puente. “Para nadie es un secreto que el principal problema que tiene la General Cañas es la platina”, comentó Rocío Canet, administradora del parque industrial Zona Franca Alajuela, quien dijo que son constantes las quejas por el tiempo que se pierde para cruzar el puente.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios