Enviar
Por miles se cuentan agresiones
Crece violencia doméstica contra hombres

Cada día recibe diez llamadas de auxilio el 911

La violencia doméstica en contra de los varones poco a poco deja de ser un mito y ya se cuenta por miles de casos.
Al finalizar el año pasado, más de 3.600 hombres pidieron auxilio a la policía para evitar ser golpeados por sus esposas.
Las denuncias por este tipo de agresión en los hogares, se han disparado.
Esto, porque hace siete años apenas fueron 158 los hombres que llamaron al servicio de emergencias 911.
En promedio, durante el año pasado, se recibieron diez llamadas diarias de hombres pidiendo protección por violencia doméstica.
Esa tendencia se ha mantenido durante los primeros dos meses de 2012.
En la mayoría de los casos, la agresora fue la cónyuge, aunque también se atendieron llamadas por parte de hombres que fueron agredidos por otros varones, desde hermanos hasta parejas, explica Gerardo García, del 911.
“En el pasado existió un recelo a denunciar, debido al rol que tiene el hombre en la sociedad, quien es visto como el proveedor y la figura fuerte dentro de una familia, sin embargo, con el paso del tiempo, muchos han aceptado que están dentro de un ciclo de violencia”, agrega García.
A pesar de esta tendencia, durante los últimos años el Gobierno ha desatendido a la población masculina.
En el pasado, existió un Instituto de la Familia, el cual velaba por la conservación y el apoyo de la unidad familiar.
Sin embargo, el enfoque de la violencia doméstica varió cuando desapareció esa institución, la cual fue sustituida por el Inamu que se especializa en la atención de las mujeres, dejando de lado a los hombres.
Paralelamente, una serie de leyes aprobadas por la Asamblea Legislativa, han generado una desigualdad.
Un ejemplo claro fue la tramitación por varios años de la ley de penalización de la violencia doméstica contra las mujeres, la cual fue rechazada una y otra vez por la Sala IV por ser discriminatoria, hasta que finalmente fue aprobada.
Para algunos, la lucha contra la violencia doméstica se ha caracterizado por atacar la agresión por parte del hombre, dejando de lado, “que ellas también son violentas y agreden”, indica Emanuel Abarca, de la Asociación de Padres Separados en Costa Rica.
“Nosotros pensamos que el Estado ha sido discriminatorio en este tema contra los hombres, pues deja de lado esta realidad, cuando la verdad es que la agresión no tiene género; por dicha, ya los hombres están denunciando. Lo lamentable es que parece que la familia está en vías de extinción por la separación que se ha hecho”, concluye Abarca.
Ante el vacío institucional y el poco apoyo que reciben los hombres agredidos, nació en 2000 dicha asociación, que brinda no solo asesoría legal en temas relacionados con la custodia de hijos, sino también apoyo psicológico para las víctimas de amenazas o violencia física.
Si se comparan las estadísticas de agresión contra hombres apenas representan un 15% de los casos de violencia contra mujeres.
Sin embargo, en los últimos años, se ha dado un crecimiento acelerado en la violencia doméstica física contra los hombres.
“La verdad me sorprende el número de denuncias, por lo que considero que se requiere la atención del Gobierno en este tema. Cuando yo dirigía el tema de la mujer, la relación de cantidad denuncias entre hombres y mujeres, no alcanzaba apenas el 1%”, indicó Gloria Valerín, expresidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu).
Sobre este tema, se trató de conocer la opinión de Maureen Clarke, actual jerarca del Inamu, pero en esa institución enviaron un correo, en el que explicaron, entre otras cosas, que “se pueden dar situaciones en las cuales un hombre puede vivir una situación de violencia”, pero que las mujeres son las que más reciben agresión física.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios