Enviar
En el puesto 54 de 183 países, avances para favorecer el entorno empresarial son débiles, dice Índice de Libertad Económica
Costa Rica estancada en lucha contra burocracia
• Nueva inversión se pierde por maraña legal para apertura de negocios
• Dificultades limitan la posibilidad de empresarios para acceder a otros mercados


Daniel Chacón
[email protected]

Los esfuerzos por eliminar la maraña de trámites para iniciar negocios en el último año fracasaron. La conclusión resalta en el Índice de Libertad Económica, en el cual se obtuvo que el país se situó en la posición 54, dos menos que en 2008.
Costa Rica ocupa la sexta posición en Latinoamérica, y la segunda en el istmo en términos de facilidades para iniciar negocios.
El embudo de trámites y la ineficiencia del sistema judicial son los que resaltan como la principal barrera que debe superar el sector empresarial para crecer.
El surgimiento de regulaciones es un proceso normal, que responde a la necesidad de cumplir con parámetros internacionales que han sido adoptados en otros mercados.
Facilitar su cumplimiento y eliminar la multiplicidad de funciones entre las entidades del Estado son pasos recomendados, ya que para obtener un permiso, actualmente es necesa
rio visitar hasta tres entidades públicas para presentar un mismo documento.
Un caso representativo es el de Servi Natura, empresa dedicada a la comercialización d
e cosméticos, y que debe pagar $200 cada cinco años por cada línea de productos al Ministerio de Salud, afirmó Emmanuel Amador, gerente de la empresa.
Para las pequeñas empresas, resulta más eficiente pagar periodos más cortos, pero con un costo inferior, por ejemplo.
“En los últimos meses no se ha avanzado, más bien aumentaron las regulaciones. El foco de atención debiera ser la apertura de una ventana para que los empresarios puedan compartir las experiencias, educar al legislador y que también el hombre de negocios reciba educación del entorno legal que le rodea”, manifestó.
Esto demuestra que el esfuerzo del Ministerio de Competitividad no ha alcanzado soluciones, al menos durante el último año, ya que no hubo avances de consideración para mejorar el ambiente para los negocios; hecho reflejado en el Índice de Libertad Económica.
La simple existencia de un incentivo para que las empresas operen informalmente es una señal desfavorable para el entorno competitivo, que limita el acceso a mercados y el crecimiento de las empresas locales, admitió Leonardo Retana, director del Instituto de Comercio Exterior de la Cámara de Exportadores.
Se trató de obtener la versión del ministro de Competitividad, Jorge Wodbridge, pero al cierre de edición no había atendido las inquietudes sobre la eficiencia del trabajo que realiza para simplificar la burocracia.


Ver comentarios