Cooperativas tratan de seducir a futuros jubilados
Enviar

Las cooperativas replantean su estrategia para seducir a futuros jubilados con agresivos planes de ahorro, con los cuales pretenden competir ante los fondos de pensiones complementarias que ofrecen algunos bancos.

Estas entidades quieren atraer a trabajadores del sector público y privado de entre 40 y 60 años, que normalmente no acarrean compromisos financieros y pretenden crear un fondo para goce propio o de sus familiares.

El acelerado envejecimiento de la población nacional es otro de los factores que llevan a las cooperativas a acercarse a este grupo.

Coopenae ofrece un plan denominado FIC, el cual paga intereses hasta de un 11% a partir de ¢5 mil, si el usuario mantiene los fondos por más de 5 años.

Por otro lado, tiene la alternativa del FIC Adicional, con una tasa del 10% a 3 años renovables, es decir, una vez que se cumpla el plazo, el usuario podrá decidir si renueva el vínculo por otros 36 meses con el mismo rendimiento.

“Muchas de las personas activas que piensan en su pensión no están preparadas para esta etapa de la vida, los planes voluntarios son una herramienta valiosa pues inician con un monto muy bajo y generan beneficios importantes”, comentó Kimberly Quesada, jefe de Asesoría Financiera de Coopenae.

La simplicidad de trámites y el alto rendimiento de los planes son vitales para atraer a este público.

Coopeservidores dispone del plan “Win to Win”, basado en cuotas mensuales que se rebajan del salario del ahorrante o a través del Sistema de Pagos Electrónicos (Sinpe) y que permite capitalizar intereses cada 30 días.

“Al costarricense le cuesta un poco el concepto del ahorro y aunque la ley no nos permite crear fondos de pensiones, contamos con planes de ahorro que cumplen funciones similares que aseguran el bienestar del usuario”, expresó Eric Loría, director de negocios de Coopeservidores.

El promedio del premio que los bancos dan a sus ahorrantes en planes similares ronda el 8%, por lo que diversificar los fondos en varias entidades para minimizar así el nivel de riesgo, es una práctica recomendada por expertos financieros.

La Universidad de Costa Rica estimó que de aquí a 2028 habría un déficit en las contribuciones del régimen obligatorio de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), que provocaría el agotamiento de los fondos disponibles en 2037 y la consumación de las reservas cinco años después.

Paralelamente, en 2025 habrá 1,4 millones de habitantes mayores de 50 años, mientras que para finales de 2017 ese mismo grupo etario se encuentra en 1,1 millones, de acuerdo con el Instituto de Estadísticas y Censos (INEC). 

Es decir, habrá menos recursos y más jubilados, por lo que la fragilidad de este modelo provoca que los usuarios busquen otras alternativas para que su fondo de retiro no se vea diezmado.

Los beneficios de los canales de transacción electrónicos, por ejemplo, disponibilidad 24/7 y la facilidad de realizarlo desde cualquier lugar, consolidan este método como el preferido por los usuarios.


 


Ver comentarios