Enviar
Figura cumplió una década de vigencia, pero solo un proyecto se ha concretado
Concesiones varadas en presa burocrática

• Contraloría achaca responsabilidad a fallos en el funcionamiento de la gestión pública
• Analistas consideran que el error de fondo de las concesiones es aplicar una metodología con criterios contralores y no gerenciales

Eduardo Baldares

[email protected]

A pesar de que el esquema de concesión de obra pública nació como la a
lternativa para construir nuevos proyectos en el país hace ya diez años, lo cierto es que la mayoría de los planes se han mantenido varados a lo largo del tiempo, tras chocar con una piedra llamada burocracia.
De por lo menos 11 “proyectos estrella” programados en inicio, solo uno se concretó, al menos ocho no han logrado encarrilarse adecuadamente por culpa de trabas administrativas, y los dos que comienzan apenas a caminar lo hacen en un riel que ha estado lleno de escollos jurídicos, financieros y técnicos.
Si bien ya existen contratos en ejecución, luego de diez años de vigencia del marco de concesiones, la evolución de la cartera de proyectos no ha sido lo fructífera que se esperaba.
Las causas de los problemas son atribuibles al exceso de trámites, de procedimientos y de apelaciones, así como a que “deben valorarse aspectos estructurales y funcionales en el ámbito de la gestión pública, que no han sido resueltos de manera adecuada”, de acuerdo con un estudio elaborado por la Contraloría General de la República en su último informe de labores, y a propósito del “cumpleaños” de la Ley.
En ese sentido, en el caso de los proyectos viales, la Contraloría denuncia que las carreteras San José –Limón, San José –Cartago, Anillo Periférico y Radial a Heredia, se mantienen varadas en estudios preliminares.
Por su parte la dotación al Aeropuerto de Liberia de una terminal de pasajeros acorde con el creciente tráfico de turistas está atorada en el análisis de factibilidad, lo mismo que el mejoramiento de la infraestructura y los servicios portuarios de los muelles de Limón y Moín, y en el caso del urgente Tren Eléctrico Metropolitano, “ni eso, pues apenas está en la fase de prefactibilidad”.
El único proyecto concretado es el de la concesión del Puerto de Caldera, y los que han logrado un avance recientemente se refieren a las concesiones de las vías San José – San Ramón y San José – Caldera, en cuyos casos, tras varios años de trámites, ya cuentan con contratos act
ivos.
En el primer caso, se está en la etapa de transición prevista contractualmente, que es el espacio en el que tanto la Administración como el concesionario deben satisfacer una serie de requisitos tendientes a que se dé la orden de inicio de la fase de construcción.
Por su parte, en enero se dio la orden de inicio a la fase constructiva de San José -Caldera, que tiene un periodo de duración de 30 meses, después de un camino pedregoso que supuso la suscripción de cinco adéndums al contrato y dos cesiones de derechos y obligaciones contractuales, todo en un plazo que superó los seis años.
Empero, también surgen argumentos sobre el papel que juega la Contraloría en el entrabamiento de las obras.
“La Ley de Contratación Administrativa fue hecha por la Contraloría con criterio de auditores, cuando debió ser redactada con un criterio gerencial”, opinó Fabio Molina, presidente ejecutivo del Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM).
“No se puede ni poner una tilde sin tener que reportárselo a la Contraloría, por lo que en lugar de gestores públicos nos hemos convertido en tramitadores de gestiones para la Contraloría”, complementó Luis Diego Vargas, ex viceministro de Concesiones.
“Sin perder la rectoría en concesiones, licitaciones, procesos de compra y demás, el Estado puede ser ágil y simplificarlo todo por la vía cibernética. Pero primero que todo esto tiene que estar muy bien estructurado legalmente. Este mismo mes vamos a dar a conocer avances notables en esta materia”, aseguró Jorge Woodbridge, ministro de Competitividad, quien agregó que
se trata de programas que no son fáciles de implementar, pues se manejan con cinco o seis personas.

Ver comentarios