Enviar
Con sangre de campeona
La puertorriqueña Mónica Puig superó la semifinal y hoy buscará el título de la Copa del Café

Luis Rojas
[email protected]

En lo que fue un verdadero banquete de buen tenis, la puertorriqueña Mónica Puig y la belga An-Sophie Mestach se clasificaron para la final de la Copa del Café, en dos juegos de múltiples emociones y excelente calidad.
Puig, que el jueves por la noche sacó de circulación a la sembrada 1, la canadiense Gabriela Dabrowski (6-4 y 6-1), jugó un partido vibrante ante la también excelente serbia Tamara Curovic, que bien pudo haber sido catalogado como una final adelantada.
Fue un partido de angustia, buenos golpes, coraje, fuerza, técnica y metió al público de lleno en el juego, a favor de la latinoamericana, que contaba con la preferencia de la mayoría.
En el primer set, con 4-4 en el tablero, Mónica aprovechó la única desconcentración de Tamara, que tuvo tres dobles faltas seguidas y quebró para rematar luego 6-4.
El segundo igual, parejo, de poder a poder; Puig quebró en el sétimo game para el 4-3, más servicio, 5-3 y parecía que tenía el partido en la mano. No obstante, a la joven serbia se le calentó la sangre y logró quebrar luego para el 5-5 y ponerse arriba, pero Puig reaccionó y llevó el partido a muerte súbita, en la que Curovic empezó a aplicar sus “dejaditas”, a las que difícilmente le llegaba Mónica, pese a su excelente condición física, que es una de sus principales virtudes.
Tamara ganó el segundo set 7-6 (4) y en el tercero logró quebrarle a Puig para el 3-2 y luego la puertorriqueña hundió en la net un punto que parecía fácil y la situación se le puso cuesta arriba 4-2.
Pero de nuevo, Mónica vino de atrás para delante y ganó los siguientes dos puntos en el desempate volcando el partido en su favor 5-4, pero la serbia respondió como las grandes y empató el juego.
Con contundencia Mónica ganó el game 11 para el 6-5 y quebró en el cierre remontando un 0-30 y ganándose merecidamente los aplausos del público, mientras que Tamara, en una actitud muy reprochable y de bastante malacrianza, salió lanzando cosas y ofensas a los juntabolas, niños y prensa.
En el otro juego, Mestach venció a la paraguaya Verónica Cepede, a quien derrotó en el primer set 6-3. No obstante, la paraguaya, jugó un gran segundo set, ganó la muerte súbita 11-9 y se metió en el juego. Luego, el tercer episodio fue de poder a poder con una Verónica que al igual que el segundo set, jugaba con paciencia y cálculo y un tenis fino para llevar el partid
o 5-5.
En el cierre Mestach se mostró más sólida y logró los dos puntos para sacar la victoria y evitar la muerte súbita, con lo que se colocó en la final.
Con respecto a los hombres, anoche se disputaban las semifinales entre el colombiano Juan Sebastián Gómez ante el venezolano Ricardo Rodríguez y el estadounidense Shaun Bernstein con el argentino Renzo Olivo.


Mónica en frases:

“Me calmé en el momento indicado, creí en mí, y por eso saqué la victoria”.
“A la final llego sin presión, quiero jugar mi tenis como sé y salir avante”.
“No pude en Casablanca, pero ahora voy a dejar todo en la cancha; espero una final bien buena y el apoyo del público”.
Ver comentarios