Logo La República

Domingo, 25 de agosto de 2019



NACIONALES


¿Cómo los negocios y el turismo sacarían provecho al orgullo LGBT+?

Alexandra Cubero [email protected] | Domingo 07 julio, 2019

Anthony Ingham, líder global de W Hotels.
“W audazmente apoya a la comunidad LGBTQ + a través de una programación integrada durante todo el año con eventos inteligentes", dijo Anthony Ingham, líder global de W Hotels. Fotografía cortesía, y la de fondo tomada de sitio web de NYC Pride 2019/La República


La celebración de las Marchas de la Diversidad o el Orgullo LGBT+ en el mundo es una potencial oportunidad para los negocios, así como un nicho jugoso para el turismo.

Al igual que en Costa Rica, las grandes urbes celebran sus movimientos, en los que se dan cita millones de turistas de distintas partes del mundo.

Este fin de semana las celebraciones tuvieron como sedes ciudades europeas como Madrid, Budapest y Londres.

Lea más: Julio César Calvo: “Empresas inclusivas son más rentables para la economía”

Hace exactamente una semana fue el turno de Nueva York -tal vez la marcha más importante del planeta, con millones de participantes- donde se conmemoraron 50 años de los disturbio de Stonewall, un bar de Greenwich Village donde inició el movimiento pro derechos LGBT+.

Albergó la participación de cientos personalidades artísticas, de compañías y organizaciones que acogen y apelan por el respeto de todas las personas.

Por ejemplo W Hotel, Donatella Versace y Marc Jacobs, entre otros.

“Nos enorgullece haber participado en el desfile del Orgullo de NYC de este año, con Hayley Kioko, cantante y actriz, como nuestra embajadora”, dijo Anthony Ingham, líder global de W Hotels.

Esta fue la primera ocasión en que la marca se hizo presente en el desfile, bajo el lema “Ama en voz alta”, que se extendió desde la Quinta Avenida a Greenwich Village.

Colores y brillos, así como un ambiente de libertad, amor y alegría recorrieron las calles neoyorkinas.

carroza con rosas de colores

Desde una perspectiva turística, la comunidad se caracterizan por estadías y gastos promedios superiores a otros viajeros, según la International Gay and Lesbian Travel Association, de ahí el atractivo que representan para los destinos y sus compañías.

Viajan tres veces más por año que una persona heterosexual, se quedan más tiempo en los destinos y tienen un gasto promedio tres veces más alto que el de una familia heterosexual, porque no hay responsabilidades”, contó John Tanzella, CEO de la organización, a La República durante su visita al país el año pasado.

El gasto promedio de inversión que hizo el turismo LGBTIQ en Estados Unidos hacia otros destinos fue de $75 billones, en 2016, es el monto más grande de un nicho de viajes.

Lea más: Costa Rica desaprovecha potencial de turistas LGTB

Algunas marcas, tal es el caso de W, resorts de lujo con diseño icónico e irreverente, ya aprovechan el potencial del nicho, a través de ambientes inclusivos y conceptos irreverentes.

La marca inauguró una propiedad en Playa Conchal a finales de noviembre del año pasado.

“W audazmente apoya a la comunidad LGBTQ + a través de una programación integrada durante todo el año con eventos inteligentes, que incluyen nuestra serie de altavoces Queer Me Out, lo que reúne a los miembros informativos de la comunidad para las discusiones que provocan la reflexión”, agregó Ingham.

En cuanto a Costa Rica, ha cobrado atractivo como destino para la comunidad en los últimos años, inclusive fue considerado uno de los mejores sitios del mundo para luna de miel por la revista mexicana Soy Homosensual.

Los impresionantes escenarios naturales –playa, montaña, volcanes- y el respeto que los nacionales por los demás, que hacen que los viajeros se sientan acogidos, con factores influyentes.

Junto a estos, la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo a partir de mayo de 2020, pesará en la consolidación de Costa Rica como destino turístico.

El mercado LGTB+, inclusive, podría representar una solución a la temporada baja del turismo, pues no es un mercado estacional.

En Estados Unidos, después de la aprobación del matrimonio igualitario en 2015, la celebración de bodas se disparó, generando una derrama económica muy importante en la contratación de servicios y productos para la realización de la ceremonias, de acuerdo con Gay Wedding Institute.


NOTAS RELACIONADAS