Costa Rica desaprovecha potencial de turistas LGTB
Enviar

Costa Rica está apostando por atraer más turistas LGTB, especialmente europeos, pero no aprovecha el potencial que tienen, porque la oferta hotelera especializada es reducida y geográficamente dispersa.

La mayoría de establecimientos se encuentran en el Pacifico Norte y Central, así como unos cuantos en el Área Metropolitana y se carece de una estrategia definida para atender a ese público una vez que llega a suelo nacional.

Ni el Instituto de Turismo (ICT) ni ninguna otra organización del sector tienen un registro de turistas gais, lesbianas, transexuales o bisexuales, lo cual no permite contabilizar el aporte que hace este grupo a la economía nacional.

En el país funcionan unas 60 empresas dedicadas exclusivamente a este nicho, entre las que destacan hoteles “gay-friendly”, tour operadores, restaurantes, pequeñas agencias de viaje y empresas de arrendamiento de vehículos.

El viajero sexualmente diverso prefiere actividades de bienestar como spas, yoga o terapias; también se siente atraído por la gastronomía, la cultura y el turismo de aventuras.

El concepto de turismo gay también se relaciona con ofrecer destinos para bodas entre parejas del mismo sexo y lunas de miel.

"Nos hemos realizando acercamientos con representantes de la población LGTB ligados al sector turístico, con el fin de obtener información de primera mano que nos permita establecer líneas de acción, sin embargo, no hay una estrategia aprobada para este sector",aportó Alejandro Castro, director de Mercadeo del ICT.

Hotel Villa Roca, en Quepos, Costa Rica Gay Travel y Gay Travel CR, son algunas de las compañías afiliadas a la Cámara de Comercio Diversa y que apuestan por este mercado.

“Estos turistas no piden un trato diferenciado, buscan servicios de calidad y un trato amable; por ello trabajamos con empresas para que conozcan más a profundidad el mercado LGTB y posicionar a Costa Rica como destino ideal en este nicho”, expresó Julio Calvo, presidente de la Cámara de Comercio Diversa.

El gasto diario de estos turistas es tres veces más que el de los heterosexuales, tienen un mayor promedio de estadía, viajan en pareja y son más propensos a visitar una mayor cantidad de destinos.

A nivel global el sector crece un 10% cada año, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de Turismo (OMT).

Dicho aumento es mayor en naciones donde es legal el matrimonio entre parejas del mismo sexo y aquellas que tienen una oferta diferenciada para este público.

Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina, Sudáfrica, España y Corea del Sur son algunas naciones pioneras en la atracción y creación de una propuesta turística especializada para este público.

Por su parte, el sector hotelero nacional está anuente a recibir a esta población sin la necesidad de que se creen proyectos especiales, pero con salvedad de que se adapten a las normas de moralidad de cada negocio.

“El turista con preferencias sexuales distintas se recibe de la misma manera que todos, siempre y cuando se adecuen a las normas de comportamiento del país; no considero necesario crear complejos exclusivos para esta población pues podría considerarse como discriminación hasta cierto punto”, comentó Flora Ayub, directora ejecutiva de la Cámara de Hoteles.

 



Ver comentarios