Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



NACIONALES


Código Tecno: iPhone 5: más músculo que imaginación

| Miércoles 19 septiembre, 2012




iPhone 5: más músculo que imaginación

Ofrece un gran diseño y más potencia, pero no trae nada realmente nuevo con respecto a versiones anteriores

Qué momento el de Apple. Después de meses de postergar la presentación del iPhone 5, de ir generando expectativas entre su público más fiel, y cuando todos se preguntaban si la compañía podrá generar algo importante tras la muerte de Steve Jobs; finalmente el miércoles pasado el CEO Tim Cook se subió al estrado y anunció el nuevo producto.
Y los resultados presentan unas cuantas contradicciones. El nuevo iPhone 5 efectivamente tiene puntos muy altos para considerar. En primer lugar el diseño, hecho de aluminio con partes de vidrio, bastante más delgado que los anteriores y una pantalla más grande, es un producto casi de colección.
Además, tae una pantalla más grande (de cuatro pulgadas), procesador A6 que es mucho más potente y veloz, cámara de 8MP mejorada con respecto a la del iPhone 4S, y conectividad con las redes celulares 4G.
Y si bien su público volvió a batir récords en la preventa del equipo (en apenas 24 horas se registraron más de 2 millones de pedidos), y las acciones de la compañía subieron tras la presentación del miércoles, lo cierto es que muchos analistas del mercado y la prensa especializada se encargaron de ponerle un manto de cuestionamientos al celular.
La crítica más importante que se escuchó es que el iPhone 5, en rigor, no presenta nada completamente nuevo con respecto a los anteriores iPhones. La misma interfase, la misma forma de uso, el ecosistema basado en el iTunes y la AppStore. En definitiva, nada distinto a lo que inventó Steve Jobs en 2007.
Lo peor, según estas voces, es que las novedades que incorpora no son más que una respuesta de Apple a sus competidores, que lograron superarlos en cuanto a investigación y desarrollo. Según esta mirada, ahora en lugar de liderar, Apple estaría corriendo la carrera por detrás. Un ejemplo es la pantalla más grande: el iPhone 5 la incorpora porque ya todos los equipos con Android de alta gama la traen.
Hay otras características que los principales competidores ya implementaron, pero que el iPhone 5 ni se enteró. Teléfonos como el Samsung Galaxy Nexus y otros que vienen con Windows traen un chip con la tecnología NFC, que los transforma en verdaderas “billeteras digitales”, capaces de hacer todo tipo de pagos a través del celular.
Además, los equipos con Android y Windows presentan, desde hace tiempo, información dinámica en la pantalla, con widgets que van notificando acerca de nuevas informaciones que se producen (por ejemplo, en Facebook o en el correo). El iPhone sigue con los mismos iconos de 2007.
A esto hay que sumarles tecnologías como la de desbloqueo mediante reconocimiento facial (que traen muchos equipos con Android) o la carga inalámbrica de baterías, que incorporó el último celular de Nokia.
Distintas variantes que hacen pensar que a Apple le seguiría funcionando bien el músculo desarrollador de equipos más potentes y bien diseñados. Pero estaría extrañando, y mucho, el cerebro creativo de Steve Jobs.

Ricardo Braginski
[email protected]

Desde Buenos Aires, Argentina