Enviar

Google te responde

Para seguir siendo el rey de las búsquedas, cambiará la forma de encontrar y mostrar los resultados

Pocas informaciones secretas son tan importantes como el algoritmo (o fórmula matemática) que usa Google en su buscador, y que le permite llegar rápido y en forma eficiente a lo que está buscando el usuario. Quizás la fórmula de la Coca-Cola pueda llegar a asimilarse, debido al éxito y las implicancias comerciales que tiene a nivel global.
Pero el vertiginoso mundo de Internet es sinónimo de cambio permanente. Y si a nadie se le pasa por la cabeza que Coca-Cola pueda llegar a cambiar su fórmula secreta, lo cierto es que Google sí lo está haciendo.
Hace ya dos años que viene preparando una drástica transformación en su manera de llegar a la información que se le solicita en la Web. Un cambio que se empezará a ver en los próximos meses, según informó The Wall Street Journal, citando a fuentes cercanas al proyecto.
La clave del nuevo sistema de búsqueda está en que incorpora la tecnología llamada “búsqueda semántica”. En pocas palabras, el buscador entenderá el significado de las palabras que se le pida buscar.
Así, si en el nuevo Google alguien escribiera “lagos más grandes del mundo”, por ejemplo, entregaría una lista de ellos en lugar de una sucesión de links de geografía.
Y algo más interesante aún. Las búsquedas semánticas también son capaces de responder en forma directa. Por ejemplo, si uno le preguntara “¿Cuáles fueron los últimos diez presidentes de los Estados Unidos?”, estaría en condiciones de ofrecer solo la respuesta precisa de esos dirigentes políticos.
La tecnología semántica está siendo desarrollada desde hace años. El proyecto más conocido es Wolfram Alpha, un “buscador semántico” que nunca movió el amperímetro. También Apple la incorporó en su asistente digital Siri, que funciona en el iPhone 4S y el nuevo iPad, y responde directamente a las preguntas que, a viva voz, le hacen sus usuarios.
El cambio que está emprendiendo Google afectará a millones de sitios web que dependen del lugar que ocupan en los resultados que entrega el buscador. Un cambio tan radical obligará a un rediseño general de esas páginas, para seguir estando al tope de los resultados.
La feroz competencia de servicios online que surgió en los últimos años forzó a Google a iniciar estos cambios. Los analistas ubican a Facebook como el rival de mayor peso: si bien no se trata de un buscador, sino de una red social, lo cierto es que la gente pasa cada vez más tiempo allí y ya empezaron a usarlo para encontrar información sobre la base de la interacción entre los usuarios. Lo mismo pasa con Twitter.
Pero hay más. Google tampoco debe descuidarse de su archirrival Microsoft, que planea introducir tecnología semántica muy pronto a su buscador Bing. Y como dijimos, de Apple y su Siri.
Así son las reglas de juego del mundo digital y Google lo sabe. Su producto no es una bebida con azúcar, y por eso están obligados a los cambios permanentes. El objetivo siempre es el mismo: que el servicio cambie para que todo siga igual, es decir, que ellos sigan siendo los reyes de las búsquedas online.

Por Ricardo Braginski
[email protected]
Ver comentarios