Enviar
Lo que su jefe debería escuchar
Algunas veces los empleados quieren expresar algunas molestias, pero no lo hacen por miedo a represalias

Hay cosas que definitivamente su jefe no quiere oír de su boca, por ejemplo “ese no es mi trabajo”, “no es mi problema” o “no es mi culpa”.
Frases que pueden hacer que usted quede como un empleado poco capaz.
Pero también existen otros pensamientos que usted quiere decir, pero no lo hace por miedo a represalias o para no caerle mal.
El sitio especializado careerbuilder.com hizo una encuesta pasa saber qué recomendaciones les darían los colaboradores a sus jefes si estuvieran seguros de que ellos lo tomarían de forma positiva.
Por ejemplo, le dirían a su jefe que hiciera un curso básico para decir “no” o “no en este momento”, cuando de promesas hechas a clientes se trata, ya que a veces es obvio que la tarea no se cumplirá en el plazo que él establece.
Otro consejo es que se preocupe por llegar temprano a las reuniones, especialmente cuando es otra persona la que las planea por él, ya que hace ver lo poco que le importa.
El artículo también menciona lo que los empleados consideran puede hacer a un gerente bueno, como proteger y defender a sus colaboradores, escuchar, no siempre buscar malos comportamientos para reprender y recompensar.
A esto se suma el motivar un ambiente de trabajo que conduzca al éxito y dar cabida al fracaso.
En el caso de que las quejas sean más específicas por algún proceso o más personales, se sugiere a las empresas implementar un sistema para que sus empleados puedan canalizar sus molestias.
“Depende de la política de la empresa cómo implementarlo, si se hace de manera anónima por ejemplo. En el caso de las instituciones públicas estas cuentan con una contraloría de servicios para particulares y sus trabajadores”, comentó Juan Carlos Bonilla, experto en protocolo.
Si usted se anima a externar su queja, lo puede hacer de forma escrita para que quede documentado. Pero si decide hacerlo de forma personal recuerde que usted debería tener la libertad de hablar con su superior sobre cualquier tema, especialmente si es de importancia y va a impulsar el mejoramiento de la compañía.
“El jefe siempre debe buscar espacios para que sus colaboradores puedan expresar abiertamente su opinión, sea sobre su propia gestión, sobre la empresa o el ambiente en general. Debe tener la madurez suficiente para lidiar, escuchar y asumir las opiniones de sus colaboradores, debe tomar en cuenta lo positivo para su crecimiento personal y profesional, y para mejorar en aquellos aspectos que crea que pueden estar afectando la relación con los demás”, comentó Gabriela Campos, gerente de Recursos Humanos de Oberg de Costa Rica.
Melissa González
[email protected]
Ver comentarios