Enviar
Falta de dinero impide investigación de fallas geológicas que han producido graves daños al país
CNE incumple con recursos para estudios sísmicos

• Entidad debe girar un 0,6% de su presupuesto anual para el fortalecimiento de investigaciones y compra de equipo, no obstante esto no sucede

Yessenia Garita
[email protected]

A pesar de que varios centros de investigación deberían recibir dinero para elaborar estudios sobre los movimientos sísmicos en el país, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) no ha cumplido con el giro de los recursos.
Tanto el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) como la Red Sismológica Nacional y el Laboratorio de Ingeniería Sísmica (ambos de la Universidad de Costa Rica) trabajan actualmente con equipo obsoleto y no pueden ampliar los estudios necesarios de las fallas geológicas por falta de recursos para modernizar sus instrumentos.
La ley de prevención de desastres y atención de emergencias de la CNE establece que las instituciones y empresas públicas, le deben girar a la entidad un 3% de las ganancias y el superávit presupuestario acumulado durante un periodo de seis años a partir de 2005.
De los dineros percibidos por la CNE, esta debe dotar de un 0,3% a cada centro de estudios para la adquisición de nuevos equipos y para la realización de las investigaciones ya sea en el campo sismológico o vulcanológico.
Solo en 2007, la CNE tuvo ¢1.650 millones de superávit equivalentes a un 20% de los ingresos de la entidad. Es decir, que en esa oportunidad el presupuesto de la Comisión fue de unos ¢8.200 millones, por lo que las universidades habrían dejado de percibir unos ¢25 millones cada una solo en ese año.
“Muchos de los estudios de riesgo sísmico se realizan mediante convenios de cooperación o los presupuestos de las universidades, pero estos recursos no son suficientes para realizar investigaciones”, dijo Mauricio Mora, de la UCR.
“Un estudio de una falla sísmica representa altos costos, porque se deben realizar trabajos de campo, estableciendo, en ocasiones, trincheras extremas o franjas transversales y para ello se requiere incrementar la capacidad tecnológica y el instrumental de monitoreo”, agregó Mora.
La falta de recursos ha provocado atraso en la investigación de fallas sísmicas que en el pasado produjeron graves daños a la población costarricense.
“Todavía continuamos estudiando la falla que provocó el terremoto de Buena Vista en Pérez Zeledón en 1983. Es un estudio complejo”, indicó Mora.
“La falta de este dinero no permite que tengamos equipo de alta tecnología ante cualquier eventualidad sísmica. La inversión que necesita realizar el Ovsicori para renovar el equipo sismográfico ronda los $3 millones, y actualmente el observatorio carece de esa cantidad de dinero. Sin embargo, ya existe un pronunciamiento de la Procuraduría y esperamos que los recursos nos lleguen en los próximos meses”, explicó Sandra León, Vicerrectora de la Universidad Nacional (UNA).
“Este equipo permitiría mejorar la prevención de los desastres en tiempo real y digitalizados. Ya estamos en la búsqueda de equipos modernos, esperamos que este año ingresen los dineros de la Comisión y que podamos adquirir algunos de ellos”, agregó León, quien dijo
que la Universidad ha venido realizando un esfuerzo en la renovación de equipo de monitoreo sísmico y vulcanológico.
La razón por la que la CNE no giró los recursos es una diferencia de interpretación de la ley en cuanto al porcentaje establecido para las universidades, indicó León.
“No preciso en este momento cuánto dinero ha dejado de percibir el Ovsicori, pero son cientos de millones de colones”, agregó León.
“La Comisión debería girar los recursos suficientes para que las universidades inviertan en la investigación y en la compra de equipos modernos, de no ser así seguiremos en este país únicamente en la atención de emergencias”, indicó Edgar Granados, ingeniero que participó en la modificación a la Ley de la CNE.
Para 2009, se aprobó un presupuesto para la CNE por un monto de ¢9.113 millones.
LA REPUBLICA trató de conversar con Daniel Gallardo, presidente de la Comisión, pero aunque se le dejaron mensajes, no devolvió la llamada.
“Don Daniel se encuentra en la zona del terremoto”, dijo Rebeca Madrigal, de la oficina de comunicación de la CNE.


Ver comentarios