Enviar
A tres años de que la aerolínea se declarara en quiebra sorpresivamente
Clientes de Air Madrid a la deriva
Pérdidas de 36 usuarios que se comunicaron con LA REPUBLICA suman unos $50 mil
Proceso de remate de compañía se gestiona en tribunales españoles en medio de incertidumbre

Rommel Tellez
[email protected]

Tres años después del cese de operaciones de la aerolínea Air Madrid, la mayoría de los afectados en el país aún no recibe reembolso por los tiquetes perdidos, ni una compensación para cubrir los daños generados por el cierre de la compañía.
La resignación a perder las inversiones realizadas es la actitud que se apodera de unas 36 víctimas, quienes compartieron su testimonio con LA REPUBLICA y no pierden la fe de por lo menos conocer una resolución definitiva. El total de pérdidas de este grupo asciende a unos $48 mil.
Aproximadamente el 90% de esos clientes iba de viaje por placer, mientras que el 10% lo hacía por motivos de trabajo o de educación.
Por su parte, la Dirección de Apoyo al Consumidor (DAC) recibió el reclamo de al menos 200 víctimas, tras el cese operativo de la empresa.
El 15 de diciembre de 2006, la aerolínea española decidió cancelar sus vuelos de manera inmediata. Con ello miles de viajeros se vieron abandonados a su suerte.
En el caso local, algunos nunca pudieron iniciar su viaje, mientras que otros se trasladaron al destino programado y luego no tenían manera de regresar a Costa Rica.
Si bien los usuarios aéreos están protegidos por el Convenio de Varsovia ante esas situaciones, en el caso costarricense dicha garantía no se pudo aplicar debido a que las autoridades no encontraron a un representante en el país que diera la cara por la compañía.
“Nosotros apoyamos a los afectados y los guiamos para que presentaran sus reclamos ante el juzgado español. En el país no había nadie responsable de Air Madrid, por lo que no teníamos jurisdicción para proceder”, explicó Kattia Chávez, directora de la DAC.
Ante ello, las autoridades procedieron a organizar el envío de los documentos de los afectados al país europeo, por medio de una valija diplomática que facilitó la embajada de España. Dichos documentos llegaron al juzgado de lo mercantil #5 de Madrid, donde 36 meses después pareciera que no ha habido avance en el tema, de acuerdo con el testimonio de algunos de los afectados.
Sin embargo, el Registro Aeronáutico de la Dirección General Civil (DGAC), da fe de que al momento de los acontecimientos, el licenciado Mauricio Campos fungía como representante legal de Air Madrid. Por tanto no era estrictamente necesario trasladar los reclamos a España.
“Por un periodo de aproximadamente dos meses, nosotros les reembolsamos tiquetes no utilizados a distintos usuarios. Una vez recibí una llamada de la DAC y luego una carta donde nos preguntaban qué estábamos haciendo al respecto, y yo les indiqué que nos encontrábamos procesando reembolsos”, aclaró Campos.
Lo que Air Madrid no poseía en el país eran bienes, y los aviones eran arrendados. El único patrimonio acreditado a la empresa era un bono de garantía bajo la custodia de la DGAC; sin embargo, dicho bono no se pudo usar como indemnización.
“Esa es una garantía que toda aerolínea comercial deposita para cubrir eventuales deudas que queden pendientes con el Estado”, apuntó Sonia Garro, directora de Transporte Aéreo de la DGAC.
Así, aquellos nacionales que decidieron iniciar un proceso de reclamo, están aún sujetos a la sentencia de un juzgado extranjero, que será el responsable de decidir cuáles acreedores tienen la prioridad. No obstante, hasta ahora pareciera que la incertidumbre se apodera del procedimiento, afirmaron las víctimas.
Ver comentarios