Enviar
Clases de baile especiales

Los beneficios del baile les dan la oportunidad a los niños con síndrome de Down de expresarse y aprovechar sus ventajas

Melissa González
[email protected]


Para muchos es conocido que el baile no solo entretiene, sino que además posee muchos beneficios para la salud tanto física como mental.

Esto motivó a Ana Gabriela Segura a unir sus dos pasiones, el baile y la enseñanza especial, con el proyecto denominado “Baile, diversión y enseñanza”.

Segura demostró su habilidad en el baile en el programa “Bailando por un Sueño”, donde hizo pareja con el ex portero Erick Lonnis.

Además, su carrera profesional es precisamente en enseñanza especial; antes de participar en el reality show, trabajó en la Escuela de Enseñanza Especial de Liberia. “La idea de fusionar estas dos grandes pasiones se concretó durante el programa. Erick fue un gran apoyo, me ayudó a organizarme, formular y concretar ideas”, expresó Segura.

La bailarina comenzó eligiendo una discapacidad para arrancar el proyecto, el síndrome de Down, una de las menos complicadas, como ella lo define, aunque a futuro espera lograr que el proyecto crezca para así poco a poco integrar más discapacidades.

Por el momento las clases están dirigidas a niños de seis a 12 años. “Con un rango de edad específico es más ordenado, más que todo por el desarrollo psicomotor”, expresó.

Antes de integrarse a la clase, las madres deben acudir a una entrevista con el fin de que conozcan del programa y hacer una evaluación general del niño. “La idea es aprovechar las fortalezas y trabajar en las debilidades de los chiquitines; en algunos casos será necesario trabajar de forma individual, para luego integrarlos a los grupos”, comentó.

Los grupos se formarán con cuatro niños como máximo, y las clases se van a impartir en el estudio Warehouse Dance Center en Escazú.

“La academia tiene un estilo en el que imperan el hip hop, jazz, tap y ballet; yo sé que para mis chiquitines el aprendizaje va a ser más lento, por eso espero pasar por todos los ritmos latinos y abrirme a los gustos de ellos”, comentó.

La idea es poder integrar a los niños dentro de la academia, para que participen en la presentación anual que se lleva a cabo en el Museo de los Niños.

Entre los beneficios que se estima tiene el baile en los niños está el desarrollo social, el motor, el control del manejo de la conducta y de las emociones.

“Además se trabajan la disciplina y la paciencia”, comentó.

Segura acaba de recibir un seminario en danza terapia, disciplina que va a integrar a las clases. “Es una terapia de movimiento y de baile, en la que los niños no solo van a trabajar una coreografía, sino que al mismo tiempo que vayan dominando diferentes movimientos expresen sus emociones, para los niños que tienen dificultades para hablar es una manera alternativa para comunicarse”, comentó.

El proyecto cuenta con el apoyo de la Asociación de Síndrome de Down de Costa Rica (ASIDOWN), que ofrecerá ayuda a los niños que deseen integrarse a las clases pero no tienen el dinero.

“Es importante que los niños reciban una estimulación temprana, ya que pueden desarrollar habilidades para el futuro”, comentó Johanna Azofeifa, vicepresidenta de la Asociación.


Recuadro

Las clases

Estos son algunos detalles de las clases

El precio es de $50 mensuales, se imparte una clase por semana con duración de una hora.
Los niños inscritos en la Asociación de Síndrome de Down de Costa Rica tienen un 5% de descuento.
Para obtener la cita de la entrevista o para obtener mayor información puede llamar al 2215-2754 o al 8812-5280.
Las clases se impartirán en el estudio Warehouse Dance Center en Escazú.




Ver comentarios